Análisis:A LA PARRILLAAnálisis
i

Mujeres protagonistas

Con la recuperación de Nikita, Cuatro afianza su feminismo de ficción. Protagonistas potentes de las series de la cadena: Sidney, la superheroína de Alias (no busquen más: es el auténtico James Bond del siglo XXI); Brenda, la intuitiva policía de The closer; Allison, la parapsicológica madre de familia de Médium; Jordan y su opinable atractivo en Crossing Jordan; Buffy, conjuradora mayor de Buffy, cazavampiros, y ahora, Nikita, adiestrada para matar en una serie algo envejecida y con elementos heredados y mejorados por Alias. La ficción introduce mecanismos de empatía e identificación acordes con una realidad que, como sostiene Éric Zemmour en su polémico pero fascinante ensayo Le premier sexe, está sufriendo una auténtica mutación antropológica en lo que al papel de la mujer y del hombre se refiere. La televisión tiene un papel activo en esta mutación. Al mismo tiempo que refleja el presente, lo modifica con nuevos estereotipos que aplican a las supermujeres poderes que antes acaparaban los superhéroes.

La resaca de los Oscar nos brinda la oportunidad de valorar joyas televisivas tan cinematográficas como las que proporciona el cine. El sábado vimos al actor Terry O'Quinn en Alias interpretando al subdirector Kendall, un tipo despiadado, frío, con tendencia a chantajear a sus colaboradores. Pocos actores premiados anoche pueden presumir de una hoja de servicios tan impresionante como la de O'Quinn. Ha trabajado en varias de las mejores series de la historia: Corrupción en Miami, The twilight zone, Luz de luna, La ley de Los Angeles, Star Treck, Millenium, Expediente X, Ley y orden, El ala oeste de la Casa Blanca, Alias y un trabajo por el que será eternamente recordado: Perdidos. La semana pasada, Alias incluso tuvo el detalle de incluir una escena en el puerto (falso) de Barcelona. El agente guapo le tiraba los tejos a la agente guapa en estos términos para invitarla a cenar: "Por cierto, en Barcelona hay muy buenos restaurantes". Es cierto. Pero, como en las mejores series, siguen siendo mayoría los malos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 05 de marzo de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50