Crítica:LIBROSCrítica
i

¿De dónde viene China?

Los enigmas que siempre han rodeado a China se han reducido sensiblemente en los últimos tiempos. La apertura (aunque sea sólo parcial) del gigante, el aumento del turismo y la presencia de corresponsales de medios extranjeros están ayudando a conocer mejor a esta nueva potencia económica, de la que muchos vaticinan ya que en breve será la primera del mundo. También abunda la literatura sobre la historia del país, la amplitud de los cambios que ha vivido en los últimos 20 años y las consecuencias que todo ello ha tenido sobre la economía y la política mundiales.

Lo que resulta más complicado es saber adónde llevan todos estos cambios. Sabemos que "la China actual es un extraño e inverosímil taller: un taller ruidoso y potente que no conoce su final", dice el autor de este libro en su conclusión. El problema es lo que no sabemos.

¿Adónde va China?

Jean-Luc Domenach

Paidós

ISBN 84-493-1841-6

Jean-Luc Domenach es especialista en China, y ha viajado en varias ocasiones al país asiático desde hace 30 años. Su autoridad sobre lo que escribe no se discute, aunque el libro está basado, como él mismo reconoce, en su "conocimiento libresco" sobre el país, con lo que se echan de menos historias o anécdotas que acerquen al lector occidental a un país completamente diferente desde el punto de vista cultural, social y político. El libro tiene otro problema, y es que está escrito en 2002 . Desde entonces, los cambios se han sucedido en China, y también en el resto del mundo y en su relación con el país. En todo caso, la principal pega que se le puede poner a este ensayo es que no responde al título que se le ha dado, es decir, no habla del futuro, sino del pasado y, en algunos casos, del presente.

El libro está estructurado en cuatro partes, muy vinculadas entre sí, hasta el punto de que a veces es complicado diferenciar capítulos. En la primera se habla del régimen político chino y su evolución, indagando en el desarrollo de la línea que empezó Deng Xiaoping. En la segunda parte se explica cuál es el grado de apertura exterior china, mientras que en la tercera se analizan sus relaciones con el resto del mundo. Aunque el autor ha dejado fuera (dice que deliberadamente) a Europa, sí analiza con detenimiento las relaciones chino-estadounidenses, y también con Japón, Rusia, la India, el sureste asiático y Taiwan.

La última parte de la obra se titula Un gigante con pies de barro, y en ella el autor concluye que el país "suma a sus antiguas adquisiciones nuevas ventajas" que señalan una adaptación particular a las condiciones de la globalización, y son el resultado, además, de una transición interior.

La conclusión general de Domenach es que el "nuevo Goliat de la política mundial tiene los pies de barro". La transición está siendo eficaz, pero sus resultados son aún inciertos; la apertura está siendo voluntariosa, pero "dolorosa", especialmente en el terreno social; los objetivos del país son muy ambiciosos, pero también "peligrosos", y la apuesta sobre los medios para conseguirlo es inteligente, "pero arriesgada".

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 04 de marzo de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50