EL LIBRO DE LA SEMANA

Ciencia y pintura

EN SU BÚSQUEDA de las leyes que rigen todo aquello que sucede, la ciencia se convierte en uno de los pivotes sobre los que se asienta El pintor de batallas. La ciencia del caos, de los sistemas que dependen fuertemente de las condiciones iniciales (de manera que una variación, aunque sea ínfima, de éstas modifica radicalmente su historia posterior), adquiere un notable protagonismo. Los lectores comprenderán. ¿Quién, efectivamente, no recuerda aparentemente pequeñas circunstancias que le llevaron por caminos completamente diferentes a los previstos? "El aleteo de una mariposa en Brasil producirá un tornado en Tejas", según la afortunada y conocida frase de Edward Lorenz, el meteorólogo y principal responsable del descubrimiento del caos. Quien escribe estas líneas piensa hace tiempo que para llevar la ciencia a la gente, a los legos, no basta con enseñarles algo de sus contenidos, sino que es preciso insertarla en todo aquello que más apreciamos y con lo que más a menudo nos relacionamos, como la literatura, la buena literatura. Al recurrir a la ciencia en su novela, y hacerlo de una forma tan justificada como informada, al igual que hábil, Pérez-Reverte ha prestado un buen servicio a la causa de la culturización científica de nuestra sociedad.

Como su propio título sugiere, otro de los ejes sobre los que se articula El pintor de batallas es la pintura. Al fin y al cabo lo que Faulques ambiciona es plasmar en un gran mural, que exprese todos los horrores de la guerra, la oculta clave científica del mundo. Mostrando unos, más que sólidos, profundos conocimientos de la historia y la técnica pictórica, Pérez-Reverte supera con éxito la difícil prueba que es engranar las numerosas reflexiones artísticas de Faulques -con constantes referencias a obras de artistas como los dos Brueghel, Paolo Uccello, Goya u Orozco- en la lógica interna de la novela, haciendo que el lector sienta que ahí radica, efectivamente, un elemento fundamental de esta intrigante y desesperanzadora historia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 03 de marzo de 2006.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50