Madrid tendrá cuatro polígonos exclusivos para los comerciantes chinos

Cuatro grandes polígonos dedicados al comercio chino se construirán en la Comunidad de Madrid a partir de mediados del próximo año. En ellos se mezclará la venta mayorista y minorista de todo tipo de productos, con la decoración y restauración típica oriental. Se trata de los primeros centros de estas características que se levantarán en España, gracias a un acuerdo de colaboración que firmaron ayer el presidente de la empresa española GMR, Luis Martín Romero, y el de la Asociación de Chinos de España (ACHE), Song Hua Xu.

El primero de los chinatowns, cuyo emplazamiento se está estudiando todavía, aunque sus promotores tienen la intención de establecerlo en un área próxima al corredor del Henares (entre la carretera A-5 y la A-6), se empezará a construir después del verano. El plan es que sea inaugurado a mediados de 2007 y que tenga una superficie de entre 30.000 y 40.000 metros cuadrados.

Los grandes complejos comerciales estarían repartidos así: uno cerca del corredor del Henares; otro en el área oeste (entre la carretera A-5 y la A-6); un tercero en el área norte (entorno de la A-1); y el cuarto en la zona sur o cerca de la autovía A-4 (carretera de Andalucía). El presidente de GMR explicó que el objetivo es desarrollar los cuatro centros en los cuatro puntos cardinales de la región, y llevar esta iniciativa a otras partes de España, inicialmente a Alicante, Valencia y Barcelona, aunque también estudian abrir esta posibilidad al País Vasco.

El responsable de Asuntos Económicos de la Embajada del país asiático, Yan Hui, comentó que este acuerdo permitirá la plena integración del colectivo chino en España. El presidente de la Asociación de Comerciantes Chinos, Song Hua Xu, apuntó que en estos centros empresariales se podrá ver la mayor representación de comercio chino de Europa.

Lavapiés

Song Hua Xu destacó también que la construcción de estos centros permitirá solucionar el problema de Lavapiés, zona en la que está asentada mayoritariamente la comunidad china de Madrid, puesto que muchos de los empresarios orientales de este lugar tendrán la oportunidad de trasladarse a los nuevos centros.

El presidente de GMR, promotora inmobiliaria especializada en la construcción de centros comerciales, hizo hincapié en que la gran mayoría de los operadores serán empresarios chinos que realizan su actividad de forma legal en España. "Será un producto novedoso, puesto que no existe en ningún lugar del mundo, con diseño moderno, pero desarrollado desde el punto de vista oriental", dijo Martín, al ser preguntado por las características de los nuevos espacios, en los que se calcula que se instalarán alrededor de 100 empresarios.

GMR, que obtuvo el pasado año una facturación de 90 millones de euros está implantado en Brasil y Venezuela.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS