Vodafone admite una depreciación de activos por 41.350 millones

Vodafone, la mayor empresa de telefonía móvil por ingresos, admitió ayer que en su balance puede existir una sobrevaloración de sus activos de hasta 28.000 millones de libras (41.350 millones de euros) por la depreciación de sus perspectivas de negocio en el extranjero y, en particular, en Alemania, Italia y Japón.

Vodafone fue la única gran compañía de telefonía móvil que no ajustó sus cuentas en 2002 por las expectativas creadas por la telefonía móvil de tercera generación (UMTS), por cuyas licencias se pagaron más de 100.000 millones de euros. La amortización de estas licencias llevó a compañías como Telefónica, France Télécom o Deutsche Telecom a presentar las mayores pérdidas de su historia.

En el caso de la operadora británica, la mayor parte de la sobrevaloración está relacionada con sus operaciones en Alemania, donde Vodafone adquirió Mannesmann en 2000 por 186.000 millones de dólares. La empresa dijo que se ha llegado a esta situación por "la intensa competencia y por la continua reducción de los precios de terminación de llamadas".

Vodafone considera que el crecimiento de sus ingresos, excluyendo adquisiciones y ventas, será de entre el 5% y el 6,5% hasta el 31 de marzo de 2007, frente al anterior pronóstico de entre el 6% y el 9%. El consejero delegado de Vodafone, Arun Sarin, afirmó que, pese a esta rebaja de las previsiones, cuenta con el total respaldo a su política por parte del consejo de administración de la compañía.

Esta noticia causó ayer una caída en las acciones de Vodafone de un 2,78%, y acumulan un descenso del 9,76% en lo que va de año.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS