Hacienda castiga a los dividendos

El nuevo IRPF perjudica a las rentas bajas

El tratamiento fiscal de los dividendos está a punto de cambiar, y no lo hará de la misma forma para todos los contribuyentes. Si se aprueba definitivamente el borrador del IRPF en su redacción actual, las rentas más altas serán las grandes beneficiadas, mientras que las más bajas saldrán especialmente perjudicadas: de tener crédito fiscal pasarán a cotizar a Hacienda.

A partir de 2007, los dividendos empezarán a ser considerados rentas derivadas del ahorro, que tributan a un tipo fijo del 18%. Dejarán de ser, por lo tanto, rendimientos del capital mobiliario. En todo caso, el borrador del nuevo IRPF introduce en el artículo de rentas exentas una exención para los dividendos que no superen en cuantía íntegra los 1.000 euros anuales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS