Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE acusa al PP de querer manipular RTVE desde la oposición

El Congreso examina el vídeo en el que Rajoy aparecía entre los torturados de Irak

La polémica sobre la imagen congelada del líder del PP, Mariano Rajoy, que apareció en un telediario de TVE intercalada entre fotografías de torturas en Abu Ghraib se trasladó ayer al Congreso. A petición del PP, los diputados de la Comisión de Control de RTVE vieron en una pantalla gigante el vídeo emitido en La 2. Noticias el día 15, acompañado de otro sobre el pleno de aquel y de un tercero en el que la cadena pública se disculpaba por el error. Pero el presidente de la comisión, Rogelio Baón (PP), no autorizó que se exhibiera una cinta en la que RTVE explicaba con todo detalle la mecánica del control de emisión de informativos y, en concreto, el origen del fallo.

Tras la sesión de vídeos, el PP mantuvo que la información estaba "absolutamente manipulada", ya que tras la noticia de las torturas no aparece el primer plano de una posterior sobre el pleno del Congreso (el hemiciclo) ni el último (Zapatero), sino uno intermedio, de Rajoy en su escaño. Macarena Montesinos (PP) aseguró que este cruce fue una "jugarreta infame", "el caso más ruin de manipulación informativa desde el famoso gol de Butragueño" [en 1986, en la que junto a la imagen del jugador celebrando un tanto a Dinamarca aparecían las siglas del PSOE] y "una burda trampa". El portavoz socialista, Óscar López, acusó al PP de querer "seguir manipulando RTVE también desde la oposición" y anunció que presentaría un recurso a la Mesa por la "actitud partidista" de Baón al prohibir ver el vídeo de RTVE porque no fue solicitado oficialmente.

La directora general, Carmen Caffarel, aseguró que al estallar la polémica telefoneó a Rajoy para pedirle disculpas y reiteró que el error fue fruto de un fallo técnico y humano. En alusión a Montesinos, dijo que "sólo una mentalidad perversa" puede sostener que hubiera ordenado incluir la fotografía de Rajoy entre las de los torturados. Fuera de la comisión, el director de informativos de TVE, Fran Llorente, cuestionó la actitud del PP -"criticar basándose en una mentira no es honesto"- y mantuvo que aquel error "no es motivo para dimitir".

El PP pidió la dimisión de Caffarel. La directora general replicó: "En la etapa anterior nunca hubo disculpas por errores o manipulaciones, ni siquiera cuando hubo sentencias judiciales". Y recordó la "chulería de C. C. O. O." mostrada por Alfredo Urdaci.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de febrero de 2006