La "apología del terrorismo" vuelve a ser delito en Reino Unido

La Cámara de los Comunes apoyó ayer al primer ministro, Tony Blair, al volver a incluir en el nuevo proyecto de Ley Antiterrorista el concepto de "apología del terrorismo". Este nuevo delito había sido derogado el año pasado por la Cámara de los Lores, que lo sustituyó por una versión más suave, la "instigación indirecta" de terrorismo. El voto de los Comunes (315 a favor de la enmienda presentada por el Gobierno frente a 277 en contra, incluyendo entre estos a 17 diputados laboristas), supuso una importante victoria para Blair y para el número dos del partido y aspirante a sucederle, Gordon Brown, que en los últimos días habían hecho inequívocos llamamientos a favor del endurecimiento del texto aprobado por los Lores.

El proyecto de ley ha de volver ahora a los Lores. Si éstos vuelven a modificarlo, el texto puede ir varias veces de una a otra cámara en lo que se conoce como ping pong institucional. Los Comunes reinstauraron otro de los apartados modificado por los Lores y votaron a favor de dar poderes a la policía para que pueda exigir directamente a los proveedores de servicios de Internet, sin orden judicial, que retiren de una página web material considerado terrorista.

La nueva ley fue propuesta en otoño pasado, como consecuencia de los atentados del 7 de julio. Durante su tramitación, los Comunes propinaron a Blair uno de los mayores golpes de su carrera política al impedir que se extendiera de los actuales 14 a 90 los días de detención preventiva de un sospechoso de terrorismo antes de presentar cargos contra él. La Cámara acordó elevar ese techo a un máximo de 28 días.

Tras las votaciones de ayer, la aprobación el martes de la prohibición total de fumar en lugares públicos y la aprobación el lunes del proyecto de introducción del DNI, Blair ha conseguido un sustancial triunfo político en una semana que parecía llena de peligros para él. La constante emergencia de los conservadores desde la elección de David Cameron como nuevo líder no parece ajena al éxito de Blair, que ha tenido menos votos en contra desde sus propias filas de lo que muchos analistas esperaban.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 15 de febrero de 2006.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50