Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:A LA PARRILLA

Dinio se porta mal

No hay ningún libro de estilo que marque los límites de los programas del corazón. Este último fin de semana me estuve fijando en algunos de Tele 5, y empecé mirando el viernes A tu lado. El invitado era Dinio, famoso por ser Dinio. Le reprocharon los contertulios -David Flores, Karmele Marchante, Lydia Lozano, ¡Lydia Lozano!...- que tenga en vilo a su matrimonio y no es capaz de hacer nada -¡ni de tomarse en serio al psicólogo!- para salvar la vida de pareja. No se ocupa de su hijo, y además cuando su mujer se fue a Cuba, despechada, Dinio se corrió una juerga ¡en un bingo! Lydia Lozano -¡Lydia Lozano!- le espetó: "¡Tú lo que tendrías que hacer es haberte ido inmediatamente a Cuba en busca de tu mujer, en lugar de venir a este programa!". A lo que Dinio, con su aspecto de cordero degollado, reclamó: "¡Pero si mi mujer ya volvió!". A lo que la señorita Lozano respondió con su reconocida contundencia: "¡Da igual! ¡Da igual!".

Da igual. El sábado enchufé cuando en Salsa rosa había un joven muy apuesto, nerviosísimo, Jaime Ostos, el hijo de Jaime Ostos. Tampoco se porta bien; le reprochaban que no estuviera de acuerdo con su madre, que ha denunciado malos tratos del matador de toros. "¡Pero si yo nunca los vi, si fue hace treinta años, si no me consta!". Da igual, le dijeron también, tendrías que estar de acuerdo con tu madre... Se incorporó al lado de Jaime su hermana Gabriela, veterana en estas denuncias. Y escuché de los dos ciertas perlas razonables. Dijo Jaime: "En un plató no se reconcilian los hijos con un padre". Y algo que dijo Gabriela: "Ustedes buscan un culebrón, y lo que hay aquí es un drama".

Da igual. El domingo enchufé Esta cocina es un infierno. Un famoso de los que aspiran a cocinero se quejaba del intestino; hacía tres días que no iba al baño. Interpretaba que la cámara le inhibía, y Jordi González explicó varias veces: "La cámara está allí sólo por si ustedes dicen algo". Luego grabaron en el baño a Bárbara Rey, a media voz. Imagino que no estaría mirando Rafael Azcona, el guionista de La grande bouffe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de febrero de 2006