Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una serie de debates, talleres y exposiciones revisan la relación entre arte, biología y nuevas tecnologías

Conejos fluorescentes, cultivos de bacterias activados a través de Internet, esculturas de tejidos y comunidades celulares. Éstos y otros ejemplos de arte biológico protagonizan el encuentro Días de Bioarte 06, que se inaugura hoy con un taller en la Facultad de Biología de la Universidad de Barcelona y continúa el jueves y el viernes en el Centro de Arte Santa Mónica, con debates, presentaciones y un espacio de consulta (de 11.30 a 21.00 horas, entrada gratuita), que se proponen ofrecer un amplia mirada sobre esta fascinante expresión de la creatividad contemporánea.

En el taller, los australianos Oron Catts y Ionat Zurr, pioneros en el uso artístico de tejidos vivos, transmitirán los principios básicos del cultivo y la ingeniería de tejidos animales e ilustrarán los principales proyectos basados en esta práctica, muchos de los cuales se han desarrollado en el marco de Symbiotica, un programa de la Universidad de Western Australia en Perth, del que Catts es director. Gracias a una proyección en tiempo real a través de Internet, todo esto se podrá presenciar también en el Centro de Arte Santa Mónica.

Además, Catts y Zurr ofrecerán el viernes un taller-performance, titulado DIY Devictimizer Kit Mark One, que propone un kit de cultivo de células para prolongar la vida de un animal muerto, por lo menos hasta la desaparición del malestar generado por su pérdida. "En este caso el proyecto se centra en los toros. Enseñaremos cómo hacer un cultivo a partir de un hueso de un toro matado en una corrida y de la carne de un McDonald's. Es una forma de impulsar la reflexión sobre nuestra hipocresía y los mecanismos de culpabilidad", explica Catts.

"Nos interesa el bioarte en sus múltiples aspectos artísticos, éticos y tecnológicos", añaden la gallega Mónica Bello y la finlandesa Ulla Taipale, organizadoras del evento y fundadoras de Cápsula, una plataforma de observación y estudio de la relación entre arte, ciencias de la vida y nuevas tecnologías. Tras su introducción, Jens Hauser, comisario de la gran exposición L'Art Biotech, realizará un recorrido por la historia y la evolución del bioarte. También participan el madrileño José Eugenio Marchesi, que trabaja con animales habitualmente empleados en las investigaciones genéticas, como la mosca del vinagre, el ratón o el sapo, y el inglés Andy Gracie, que investiga el uso de softwares de inteligencia artificial para permitir la comunicación entre organismos biológicos y sintéticos, como en el caso de Phumox, su proyecto más reciente, que visualiza la interacción entre un cultivo de bacterias vegetales y animales.

El encuentro concluirá con una mesa redonda en la que, entre otros, participa el portugués Antonio Cerveira Pinto, comisario del proyecto META.morfosis del Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC) de Badajoz, que presentó en Arco una pieza de bioarte de la artista Marta de Menezes. La obra consiste en la intervención con aguja de acupuntura para modificar los dibujos de las alas de la mariposa mientras se están formando en la crisálida. Prueba del gran interés que suscita el bioarte también el premio Arco-Beep, que fue otorgado al brasileño Eduardo Kac, creador del arte transgénico, por la coneja fluorescente Alba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de febrero de 2006