Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Akira Ifukube, compositor japonés de la música y el rugido de 'Godzilla'

Fue el creador de unas 400 piezas musicales para el cine

Nacido el 31 de mayo de 1914 en Kushiro, en la isla de Hokkaido, al norte del archipiélago japonés, falleció el 8 de febrero de un fallo multiorgánico en un hospital de Tokio, a los 91 años, tras una vida profesional muy prolífica en la que compuso casi 400 piezas musicales para películas.

Akira Ifukube fue el autor más importante y conocido de toda la saga de los filmes de terror-ficción del gigantesco reptil Godzilla, una de las creaciones cinematográficas más influyentes de las últimas décadas con aliento radiactivo que ataca Tokio y al que se intenta detener.

Fue también el inventor del rugido de ese monstruo, lo que logró al aflojar las cuerdas de un contrabajo con un resultado espectacular.

Godzilla es el símbolo nacional extraoficial de la sociedad japonesa por su sentido lúdico, futurista, guerrero, trágico y destructor. Es una auténtica figura de culto internacional y líder del grupo de compañeros enormes del género Kaiju-eiga (películas de monstruos gigantes) y de otros como King Kong.

Licenciado por la universidad de Hokkaido, mientras trabajaba como ingeniero forestal en esa isla durante la II Guerra Mundial, Ifukube, que había sido autodidacta en la composición musical desde su adolescencia, comenzó a crear piezas que iban desde las clásicas de las películas de vaqueros hasta otras con un sello distintivo propio.

Su reputación internacional la consiguió gracias a su Nihon Kyoshihikyoku (Rapsodia Japonesa), considerada una obra maestra, que ganó el primer premio en un concurso impulsado por el compositor de origen ruso Alexander Nikolaievich Tcherepnin.

Poco después comenzó a crear la música de las principales cintas japonesas de terror-ficción de las décadas de los años cincuenta y sesenta, entre las que se incluyen Gembaku no ko (Los niños de Hiroshima) en 1952.

Su fama se acrecentó cuando compuso el tema principal de la primera película de la serie de Godzilla, estrenada en 1954, que expresa el horror a través de criaturas monstruosas que influenciaron fuertemente el cine de fuera de Japón.

Sus creaciones se caracterizaron por usar repetidamente frases musicales para conseguir un ritmo dinámico con reminiscencias tribales.

Puso música también a la película Biruma no Tategoto (El harpa de Birmania) y a las series de Daimajin, a partir de su creación en 1966.

Su producción recibió una gran influencia de la cultura de los Ainu, los primeros habitantes de Hokkaido, que creen en la fe animista, es decir, que todo ente en la naturaleza tiene alma.

Ifukube, presidente del Colegio de la Música en Tokio de 1976 a 1987, creó su Fantasía Sinfónica dos años antes de jubilarse en 1995 por su avanzada edad y tras ver cómo a finales de los años noventa su popularidad volvía a subir tras el lanzamiento de nuevos discos compactos con recopilación de sus obras interpretadas por jóvenes músicos.

En el año 2003 fue distinguido como Persona de Mérito Cultural, uno de los mayores honores que se pueden alcanzar en Japón.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de febrero de 2006