Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno creará en un mes una comisión única para Ceuta y Melilla

Administraciones Públicas precisa con Vivas e Imbroda los compromisos del viaje de Zapatero

El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, y los presidentes de Ceuta y Melilla, Juan Jesús Vivas y Juan José Imbroda, respectivamente, acordaron ayer la constitución en el plazo de un mes de una comisión única de seguimiento de los compromisos alcanzados por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en ambas ciudades autónomas. Imbroda y Vivas reclamaron, también, al ministro su reconocimiento como comunidades autónomas.

El encuentro se produjo en Madrid una semana después de la visita del presidente del Gobierno a Ceuta y Melilla, en la que tuvo un especial reconocimiento de la población al ser el primer presidente español que ha acudido a ambas ciudades en 25 años de democracia. Zapatero ha encargado al ministro de Administraciones Públicas, que acompañó al presidente del Gobierno en el viaje a Ceuta y Melilla, la constitución de esa comisión, que se concretó en la reunión de ayer con Imbroda y Vivas. La comisión concentrará el seguimiento de todos los asuntos relacionadas con ambas ciudades.

El eje de esa comisión única será atender las necesidades financieras de ambas ciudades fronterizas, en las que el reto de la inmigración incide en una fuerte demanda de servicios sociales, sobre todo sanidad. El compromiso del Gobierno con los presidentes de Ceuta y Melilla se materializará en la suscripción de convenios con ambas ciudades autónomas para financiar sus necesidades sociales. Zapatero se comprometió con ellos a ayudar a la puesta en marcha de sendos hospitales, así como de centros sociales y educativos.

Imbroda y Vivas reclamaron también a Sevilla la recuperación de la competencia de urbanismo, que ambas ciudades perdieron en 1999, cuando ganó las elecciones y formó gobierno en Ceuta y Melilla el partido del fallecido Jesús Gil. En el terreno económico, reclamaron una autorización de Hacienda para rebajar los tipos de gravamen del impuesto sobre la producción para incentivar la actividad comercial y favorecer el empleo. Pidieron, asimismo, que el Gobierno active el reconocimiento de ambas ciudades como comunidades autónomas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de febrero de 2006