Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CCCB exhibirá la "correspondencia filmada" entre los cineastas Víctor Erice y Abbas Kiarostami

Una de las apuestas más fascinantes de la programación que presenta este año el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB) es la exposición Erice-Kiarostami. Correspondencias, que se inaugura el 9 de febrero. La imaginativa propuesta recoge el diálogo a través de una "correspondencia filmada" -en palabras de Jordi Balló, uno de los comisarios- entre dos cineastas de culto como son el español Víctor Erice y el iraní Abbas Kiarostami. Por lo demás, el CCCB, que en este ejercicio ha aumentado su presupuesto en el 9% y ya suma 10,5 millones de euros, acogerá en los próximos meses una exposición sobre Chernóbil y la tercera edición de Kosmopolis, entre otras muchas propuestas.

Josep Ramoneda, director general del centro cultural, precisó ayer que el aumento en el presupuesto procede en gran parte del incremento de ingresos por "recursos propios" y no tanto a la aportación de las instituciones, cuya contribución ha experimentado un simple "crecimiento vegetativo". Durante la presentación a la prensa de la programación del CCCB para este año, Ramoneda explicó que ésta se sustenta en torno a tres ejes: el concepto de ciudad, "que, como centro, nos ha hecho reconocidos y reconocibles"; el nuevo humanismo y las culturas emergentes, y los nuevos imaginarios culturales, que demuestran, a su juicio, que "ya nunca más no volverá a haber una sociedad homogénea y cerrada". "Todas las actividades participan de una o más de estas ideas", anunció.

Al concretar las novedades de la temporada Ramoneda habló de "la apertura del CCCB hacia el exterior" a través de dos proyectos: CCCB obert y L'aparador. El primero consiste en la creación, a través de Internet, de una red con otros centros culturales, que será el embrión de lo que algún día podría convertirse en el Canal CCCB, plataforma audiovisual de difusión de la producción propia. En cuanto al segundo, se trata de transformar el espacio que ocupó la librería Laie en un lugar "de exposición permanente y cambiante de materiales del CCCB".

Por lo que hace a las actividades que se preparan, Ramoneda destacó las exposiciones Erice-Kiarostami. Correspondencias, que calificó de "acontecimiento cultural de primera magnitud" y que, tras Barcelona, viajará a Madrid (Casa Encendida), París (Centro Pompidou) y posiblemente San Sebastián; Érase una vez Chernóbil, a partir de mayo próximo, "una gran metáfora del hundimiento de un determinado mundo", que se presenta coincidiendo con el 20º aniversario del desastre nuclear, y El pulso de los días. 125 años de La Vanguardia, en el mes de abril, proyecto financiado por el periódico barcelonés y producido por el CCCB, del mismo modo, recordó Ramoneda, que en 1999, con ocasión del 75º aniversario de Radio Barcelona, se exhibió la historia de la decana de las emisoras españolas.

Entre las experiencias culturales de nuevo cuño, mencionó BCN mp7. Músicas en proceso, un ciclo de siete conciertos de música popular contemporánea con sus correspondientes debates, y NOW. Encuentros en presente continuo, "plataforma de reflexión permanente sobre las transformaciones en el ámbito de la cultura".

También destacó el director general del CCCB la celebración, del 18 al 22 de octubre, de la tercera edición completa de Kosmopolis, después de la convocatoria reducida organizada en 2005 con motivo del Año del Libro y la Lectura. El encuentro literario bienal incluye en esta ocasión un monógrafico sobre la literatura rusa contemporánea; un apartado dedicado a la evolución de las relaciones humanas en las últimas décadas y su reflejo en las letras; un debate sobre el dilema que se plantea entre literatura universal y literaturas nacionales y, entre otras iniciativas, una instalación multimedia inspirada en la obra de Michel Houellebecq.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de enero de 2006