Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:Inversión | CONSULTORIO

Comisiones en alza

Las dos fuentes principales de ingresos de las entidades de crédito son los intereses cobrados y las comisiones percibidas. Los primeros, fruto de la tradicional actividad de intermediación financiera, las segundas, derivadas de la prestación de servicios típicos de la actividad bancaria. Entre otras, por servicios de valores, por cobros y pagos, por cambio de divisas y billetes, por riesgos y compromisos contingentes (avales) y por comercialización de productos financieros (fondos de inversión, productos de seguros...), o por contratación de productos (las comisiones financieras).

Si bien su peso en la cuenta de resultados se ha incrementado en los últimos años, mucho mayor es el interés que despierta entre los clientes a la hora de negociar los productos bancarios. Por otro lado, el nivel actual no presenta un comportamiento homogéneo, supone en torno al 17% y el 20% de los ingresos netos de las cooperativas de crédito y las cajas de ahorros, respectivamente, frente al 30% de los bancos.

Mientras algunas entidades deciden reducir las comisiones, otras podrían estar pensando en reducir los diferenciales

En todo caso, este aumento de comisiones no ha conseguido compensar la caída de los márgenes de intermediación cuya rentabilidad se ha reducido de entornos del 2,5-3,5% al 1,5-2,5% sobre el volumen de negocio, en beneficio de los clientes especialmente de activo. Este mencionado interés de los clientes es el que ha movido a que algunas entidades hayan decidido suprimir el cobro de determinadas comisiones. No obstante, estas agresivas ofertas tienen un componente publicitario verdaderamente importante, y un claro objetivo de captación de clientes de otras entidades, cuyo efecto sobre la cuenta de resultados podría ser incluso mayor que el impacto de la reducción.

Mientras algunas entidades deciden reducir las comisiones, otras podrían estar pensando en reducir los diferenciales llegando a colocar los productos bancarios al puro tipo de interés de mercado. Sea cual sea la forma elegida, asistiremos a un incremento de la competencia.

Gloria Hervás y Esteban Sánchez son profesores de la Escuela de Finanzas Aplicadas (Grupo Analistas).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de enero de 2006