Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una historia de dos mercados

Las cifras de la Bolsa colombiana pueden dejar boquiabiertos hasta a los inversores más incrédulos. En julio de 2001, el IGBC, el índice bursátil del país, ascendía a 1.000 puntos. A principios de este mismo año rompió la marca de los 10.000. En 2005, el IGBC se valorizó un 117%.

El gran contraste del éxito colombiano se encuentra en Venezuela, su país vecino, donde la Bolsa cayó un 20,8%. La gran diferencia entre ambos países ha sido la cantidad de movimientos y reajustes en el mapa empresarial de Colombia. En Venezuela, mientras tanto, las cifras de inversión extranjera han retrocedido sustancialmente. El flujo de inversiones hacia los mercados bursátiles en Colombia se ha triplicado en los últimos tres años, alcanzando más de 1.000 millones de dólares hasta noviembre de 2005.

Mientras las operaciones de fusión y compras por compañías extranjeras han movido el mercado colombiano, en la vecina Venezuela la caída de Refco, la empresa estadounidense de corretaje de materias primas, ha golpeado con fuerza a varios bancos y firmas venezolanas. Además, la actividad de fusión y emisión de nuevas acciones se ha paralizado por completo en Venezuela. Colombia, por su parte, intenta tomar medidas para avanzar en el área de gobierno corporativo, fusionando los organismos supervisores del sector bancario y bursátil.

El consenso de los analistas indica que en Colombia el auge bursátil continuará en 2006, aunque no al mismo ritmo que hasta el momento. En Venezuela, dicen los expertos, el estancamiento se alargará todo el año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de enero de 2006