Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El escolta de Tamayo dice que le pagó un constructor afiliado al PP

José Antonio Expósito, el escolta que protegió a los ex diputados del PSOE Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez durante la crisis que abrieron al desertar de las filas socialistas tras las elecciones autonómicas madrileñas de 2003 -lo que frustró la formación de un Gobierno madrileño de izquierdas y propició una nueva convocatoria, que ganó el PP-, ha revelado en un juzgado que quien le pagó por ese servicio fue el constructor Francisco Vázquez, afiliado al PP, según informó ayer la Cadena SER.

En su última comparecencia ante el juez que le investiga por hacerse pasar por agente del CNI, Expósito se había limitado a informar de que quien le pagó por dar escolta a Tamayo fue un constructor cuyo nombre no precisó. El juez le instó a refrescar la memoria en un plazo de 24 horas y, en una posterior ampliación de su testimonio, identificó al constructor como Francisco Vázquez. Textualmente dijo estar "casi totalmente convencido de que el sobre salió del despacho profesional de Francisco Vázquez".

Sin embargo, fuentes próximas al constructor desmintieron ayer tajantemente este extremo y comentaron que sopesaban el entablar acciones legales contra el ex escolta de Tamayo por dicha afirmación.

Tanto este constructor como su sobrino, Francisco Bravo, se han visto relacionados con el pago de las habitaciones del hotel donde se alojaron los tránsfugas. Ambos mantuvieron intensos contactos en los días de la crisis con el ex secretario general del PP en Madrid Ricardo Romero de Tejada.

Rueda de reconocimiento

Por otro lado, el ex gerente de la Universidad Complutense Dionisio Ramos ha participado en una rueda de reconocimiento en este mismo procedimiento, ya que había negado conocer a Expósito. Éste, en cambio, había apuntado a Ramos como la persona que podía dar cuenta de cómo se gestó su contratación para la vigilancia de Tamayo.

Expósito reconoció sin dudar a Ramos. Éste, sin embargo, precisó que la rueda fue a instancia suya y que Expósito, que aseguró haberlo visto dos o tres veces, había tenido que reconocer ante el juez que nunca hablaron. Ramos cree un despropósito que alguien le vincule con este ex escolta o con una supuesta red de espionaje financiada por la Complutense.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 2006