Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un pulso de acero

Arcelor y Thyssen mantienen su duelo por el automóvil en EE UU

Los analistas financieros desaconsejaban a finales de noviembre tanto a Thyssen Krupp como a Arcelor elevar excesivamente el precio por la siderúrgica canadiense Dofasco. La realidad ha ido por otro camino. Las dos empresas europeas mantienen un pulso de acero que inició Arcelor con 3.200 millones de euros y que en su última oferta ha llegado a 4.020 millones.

Las principales bazas de Dofasco son su ubicación en Nafta, su papel en el automóvil y la mina de mineral de hierro

Arcelor espera hasta mañana para conocer si Thyssen renuncia definitivamente a la primera siderúrgica canadiense

La alemana Thyssen Krupp tiene hasta mañana, lunes 23, para igualar la última oferta que Arcelor hizo el lunes 16 por Dofasco. Arcelor, el segundo productor mundial, confía en haber dejado fuera de juego a su rival. Ambos compiten por consolidar una posición en el primer productor mundial del automóvil. Arcelor cuenta ya con una planta de galvanizado conjunta con Dofasco, sin embargo, los canadienses llegaron a un acuerdo de OPA con sus rivales de Thyssen. Pese a todo, Arcelor, formada en 2002 por la fusión de la luxemburguesa Arbed, la francesa Usinor y la española Aceralia, no ha cejado en su empeño. Esta semana igualó todas las condiciones de la última oferta de su rival y mejoró el precio por acción (71 dólares) en un 4,4% respecto a su competidor.

Difícil saber si Thyssen renunciara a Dofasco. Si lo hace, la canadiense le deberá indemnizar con una cantidad que irá entre 71,4 y 53 millones de euros por romper el acuerdo preferente. El pasado martes Financial Times aseguraba que Standard & Poor's podría cambiar la calificación de la deuda de Thyssen si decide finalmente igualar la oferta de Arcelor.

Dofasco es la primera empresa siderúrgica canadiense, pero un productor de tamaño medio mundial. Tres son sus principales bazas: su ubicación, su presencia en el automóvil en Estados Unidos y la posesión de una mina de mineral de hierro. La localización de Dofasco en el seno de Nafta (asociación de libre comercio que agrupa a Estados Unidos, Canadá y México) supone estar de hecho en el mercado de los productores estadounidenses, mercado vital en la estrategia de las dos siderúrgicas europeas. La producción mundial anual de acero galvanizado para el automóvil es de 75 millones de toneladas, de las que diez produce Arcelor y cinco Thyssen. Dofasco es el cuarto productor de este producto en el mercado de Estados Unidos, con una tonelada. En el mercado de Estados Unidos hay otros tres productores: Mittal Steel (seis toneladas), US Steel (cinco toneladas) y AK Steel (dos toneladas). En esta situación, Dofasco es la mejor puerta para entrar en Estados Unidos.

El tercer elemento que favorece la operación de Dofasco es la mina de mineral de hierro que adquirió el pasado año. Aunque es cierto que Arcelor se interesó por la compañía antes de esta operación, no es menos cierto que la mina con la evolución de la demanda de acero y de mineral, principalmente desde China, se ha convertido en clave para garantizar el suministro. Arcelor, que cuenta con otra pequeña mina en Brasil, se garantizaría un 20% del mineral de hierro que consume de sus propias explotaciones. Además, Arcelor Brasil, que representa un tercio del Ebitda (beneficios antes de impuestos, intereses, depreciación y amortización) del grupo europeo, está diseñada para crecer gracias a Estados Unidos. Dofasco compra ahora mismo el 15% de los planchones semiterminados para fabricar chapa para el automóvil.

Una potencia local

Dofasco es el productor más importante de acero de Canadá y uno de los más rentables del sector en América del Norte. Se fundó en 1912 como Dominion Steel Casting Company especializada en acero para los raíles del ferrocarril. En 1980 se transformó en Dofasco y sus instalaciones las tiene en Ontario. Su desarrollo se ha ligado al desarrollo de la industria del automóvil. A finales de los años ochenta el grupo se colocó, tras la compra de su competidor Algoma Steel, en primera posición en el mercado canadiense.

El grupo está instalado en Estados Unidos y México y cuenta con 7.400 trabajadores. La siderúrgica canadiense, dirigida por Don Pether desde 2003, produce más de 4,8 millones de toneladas de acero. Dofasco logró en el tercer trimestre de 2005 un beneficio de neto (después de impuestos) de 5,2 millones de dólares canadienses (3,64 millones de euros), frente a 115 millones de dólares en el mismo periodo del año anterior. En 2004 Dofasco tuvo un año récord con un beneficio neto de 377 millones de dólares canadienses con una cifra de negocio de 4,2 millones de dólares canadienses. Ahora se ha convertido en objeto del deseo de dos multinacionales europeas que apuestan por el mercado estadounidense para su desarrollo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de enero de 2006

Más información