Reportaje:FÚTBOL | 20ª jornada de Liga, primera de la segunda vuelta

El Barça saca brillo a su economía

El club azulgrana, con 10,3 millones de superávit a mitad de curso, se acerca a los grandes de Europa

El Barcelona acabó la temporada pasada con la Liga en el bolsillo y ha cerrado el año por el mismo camino, como sólido líder y con todas las posibilidades en Europa. La economía suele ir a rebufo de los éxitos o fracasos deportivos: los títulos suponen mejores contratos y más camisetas vendidas y el buen fútbol equivale a más dinero de la televisión. El vicepresidente económico del club, Ferran Soriano, presentó ayer los resultados económicos de la primera mitad del curso 2005-2006, que arrojan un superávit de 10,3 millones de euros. Los ingresos alcanzaron los 118,1 millones, con un crecimiento anual del 17%. Y los gastos de explotación aumentaron un 13%, hasta los 107,8 millones.

Más información
Primas de 20 millones

Con crecimientos de dos dígitos en el capítulo de ingresos, el Barça se acerca a pasos agigantados al nivel de los grandes de Europa. El Manchester United, el Madrid -300 millones en ingresos- y la Juventus siguen un peldaño por encima, pero con crecimientos mucho más modestos en su volumen de negocio. En palabras de Soriano, la entidad azulgrana empieza a sacar partido del denominado "círculo virtuoso". Los éxitos deportivos no se traducen en ingresos inmediatamente: el efecto aparece a la campaña siguiente. Y, a diferencia de otros clubes, el Barça se encuentra "en el inicio de un ciclo alcista", en términos contables, explicó. "Tras la inversión inicial, el buen juego y los resultados empiezan a transformarse ahora en mayores ingresos. Si en el terreno deportivo las cosas siguen bien, a la hora de renegociar contratos, el club se beneficiará", apuntó.

Actualmente, entre los grandes clubes, se estilan dos formas de gestión. Los hay que prefieren tener estrellas a un equipo ganador. Eso garantiza ingresos al cabo de los años. "La industria todavía no tiene claro si ése es el modelo que mejor funciona o si es preferible tener un conjunto que garantice la consecución de títulos. El Manchester no gana desde hace dos años y ahora empieza a notarlo en su cuenta de resultados. Pero hay quien opina que la caída de los resultados ha llegado como consecuencia de la venta de Beckham", afirmó Soriano.

Tras la etapa Gaspart, el Barça ha conseguido salir de los números rojos. Y, tras la firma de un crédito con varias entidades financieras, presenta ahora unas cuentas saneadas. Con un único problema: el endeudamiento. Al cierre de 2005, la deuda alcanzaba los 188 millones de euros, dos millones más que al inicio de la era Laporta. Eso sí: tras una inversión en jugadores superior a los 100 millones de euros, que ha servido para llevar al Barça a Ronaldinho y compañía. Algunos de los grandes clubes de Europa siguen sin endeudarse. "Llevamos dos años recortando el nivel de endeudamiento. Sigue siendo superior al que le gustaría al club. Pero en 2005 ya se ha iniciado la amortización del préstamo sindicado. Nos comprometimos a devolver este año 19 millones y pagaremos 28", comentó Soriano.

En el capítulo de ingresos, la falta de un patrocinador para la camiseta sigue dando quebraderos de cabeza al Barça tras el fiasco de la misteriosa oferta del Gobierno chino. El club ha presupuestado 15 millones por ese concepto y ha compensado la ausencia de ese sponsor con ingresos superiores a los previstos en otras partidas: básicamente, los televisivos -procedentes del pay per view-, la mayor explotación del Camp Nou y los esfuerzos en el área de márketing, con nuevos patrocinadores y un incremento del 30% en la venta de camisetas, con especial éxito para la llamativa segunda equipación.

El objetivo de la junta del Barça es acabar la temporada con unos ingresos de 240 millones de euros. Algo más que factible, a la luz de los datos de la primera parte. El problema puede aparecer en el próximo ejercicio. La directiva baraja unas previsiones de 300 millones de euros en términos de volumen de negocio, pero reconoce que difícilmente se puede crecer al ritmo actual sin incorporar nuevas fuentes de ingresos. Soriano señaló hacia el mercado asiático como posible solución, pero las experiencias de otros clubes no invitan al optimismo.

¿Y los fichajes? "Es cierto que el año pasado no gastamos un euro en jugadores", concluyó Soriano; "pero ahora las cuentas permiten volver a gastar".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS