La red islamista pagó viajes a Irak con dinero para hacer otra mezquita

Encarcelados 14 de los 17 detenidos en las últimas operaciones

Las dos células islamistas interconectadas entre sí desarticuladas esta semana supuestamente pagaron los viajes de terroristas a Irak con dinero recaudado oficialmente para comprar suelo para levantar una nueva mezquita en Vilanova i la Geltrú (Barcelona). De ese fondo no hay rastro alguno. La Audiencia Nacional ha ordenado ya el ingreso en prisión de 14 de los 17 detenidos que han prestado declaración.

Las investigaciones sobre las dos células, consideradas por policía y Guardia Civil como "las más importantes" desarticuladas en España hasta la fecha, están desentrañando la madeja del islamismo más violento y su funcionamiento. Los servicios antiterroristas saben ya cómo la red supuestamente dirigida por Mohamed Mrabet Fahsi desde Vilanova i la Geltrú captaba acólitos.

Primero se fijaban en jóvenes desarraigados (generalmente personas sin papeles, con poco arraigo familiar y sin trabajo). Una vez señalados, el imán Mohamed Samadi o su sustituto, Mustafá Es Satty, introducían referencias al islamismo violento para conocer la reacción de los captables.

Los investigadores comprobaron que la mezquita estaba dirigida por Mohamed Mrabet y que las labores del imán las realizaba Mohamed Samadi, cuyo discurso es de carácter radical, sobre todo en la oración de los viernes, en la que se pedían oraciones para los muyahidin o para las personas que habían dado su vida por la yihad (guerra santa).

En el caso de que la reacción fuera favorable, el candidato era llevado a reuniones reducidas que se celebraban en domicilios privados, generalmente en las calles Lepanto o Providencia, o en la propia mezquita de Al Forkan, en Vilanova, cuando acababan los rezos. En esas reuniones restringidas participaban entre 12 y 15 personas, siempre en torno a Mohamed Mrabet y Samadi.

Las reuniones se celebraban "a horas intempestivas" y quienes acudían o salían de las viviendas adoptaban grandes medidas de seguridad. Se hicieron especialmente intensas a partir de agosto de 2004, según el auto de prisión dictado anteanoche por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu. Éste ha enviado a prisión a siete de los ocho detenidos que fueron puestos en su presencia en la tarde noche del viernes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

"Estricto control del dinero"

El líder ideológico y orgánico del grupo presuntamente era Mohamed Mrabet, posición que compartiría con Samadi. Éste también se encargaría de recaudar fondos en la mezquita para "el envío de dinero destinado a sufragar actividades terroristas". El imán ejercía "un estricto control sobre el dinero", según los investigadores, y presumía de que gracias a su gestión la mezquita tenía superávit.

Pero ese superávit no se encuentra. Tampoco se encuentra el dinero que la dirección de la mezquita supuestamente había acumulado con el fin de comprar el terreno para edificar otro templo. Los detenidos han asegurado que ese dinero fue desembolsado, pero, al menos hasta el momento, los investigadores no han podido probarlo documentalmente.

De hecho, están convencidos de que tanto el citado superávit como el dinero para la mezquita nueva fueron utilizados para el envío de terroristas a Irak. Fuentes de la Guardia Civil aseguran que parte del dinero se utilizó para pagar el viaje de Belgacem Bellil (el terrorista suicida que asesinó a 28 personas en la base italiana de Nasiriya) y para dar una recompensa a los familiares del antedicho en Argelia.

Mohamed Mrabet, según el auto de prisión dictado por Andreu, "reclutó, adoctrinó y envió" a Irak a Belgacem Bellil, "poniéndolo a las órdenes del grupo terrorista de Al Qaeda, Brigadas de Abu Hafs Al Masri, lideradas por Abu Musab al Zarqaui". Estas brigadas fueron las primeras en reivindicar los atentados del 11-M en un comunicado enviado por fax al diario londinense editado en árabe Al Qods Al Arabi la misma noche de la matanza. El auto añade que la célula de Vilanova forma parte del Grupo Islámico Combatiente Marroquí, implicado en el 11-M y en los atentados de Casablanca (Marruecos).

Andreu ha enviado a prisión por el momento a Abdelhak Boudina, Hassan Mordoude (regresó a Barcelona tras combatir en Irak y ser detenido en Siria), Mohamed Mrabet Fahsi, Mohamed Samadi, Mustafá Es Satty, Mustafa Fawsi Ait Oudriss (portavoz de la mezquita) y Mounir Mrabet Fahsi. Por su lado, el otro juez que investiga estas redes, Fernando Grande-Marlaska, ha ordenado el encarcelamiento del turco Saffet Karakoc (también viajó a Siria e Irak), su esposa, la española Karima Benedicto Gallego, y cinco detenidos más.

Seis de los nueve encarcelados anteayer. De izquierda a derecha, y de arriba abajo: Mohamed Mrabet Fahsi, Hassan Mordoude, Abdelhak Boudina, Mustafa Fawzi Ait  Oudris,  Mohamed Samadi y Mustafa Es Satty.
Seis de los nueve encarcelados anteayer. De izquierda a derecha, y de arriba abajo: Mohamed Mrabet Fahsi, Hassan Mordoude, Abdelhak Boudina, Mustafa Fawzi Ait Oudris, Mohamed Samadi y Mustafa Es Satty.

Sobre la firma

Jorge A. Rodríguez

Redactor jefe digital en España y profesor de la Escuela de Periodismo UAM-EL PAÍS. Debutó en el Diario Sur de Málaga, siguió en RNE, pasó a la agencia OTR Press (Grupo Z) y llegó a EL PAÍS. Ha cubierto íntegros casos como el 11-M, el final de ETA, Arny, el naufragio del 'Prestige', los disturbios del Ejido... y muchos crímenes (jorgear@elpais.es)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS