Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Morrissey elabora su nuevo disco fascinado por Roma

El ex cantante de los Smiths colabora con Tony Visconti y Ennio Morricone

Tras recuperar ventas y credibilidad con You are the quarry, su disco de 2004, Morrissey quiere volver a sorprender. Su próxima entrega, Ringleader of the tormentors, se ha grabado en Roma, con producción de Tony Visconti. Ennio Morricone aporta arreglos de cuerda y también suena un coro infantil. La cultura italiana es la nueva fascinación de Stephen Patrick Morrissey (Lancashire, Manchester, 1959).

El antiguo cantante de los Smiths pasó largos meses en Roma mientras elaboraba las canciones de su noveno trabajo en solitario (y segundo con Sanctuary, tras su ruptura con las multinacionales). Según él, Roma es exactamente la ciudad opuesta a Los Ángeles, "donde tienes la sensación de vivir en un estado policial". Tan entusiasmado estaba con lo que le rodeaba que llamó a su banda y empezaron a grabar en un estudio romano, Music Village. Las sesiones se atascaron y Morrissey hizo una llamada de auxilio. Dos días después, se presentaba allí Tony Visconti.

Visconti, mano derecha en el estudio de David Bowie y Marc Bolan durante los años setenta, ha producido finalmente Ringleader of the tormentors y un puñado de canciones extra que irán saliendo en sucesivos. Un total de 20 temas que Visconti considera los más audaces de la carrera de Morrissey, con estructuras insólitas y sin límites en la duración, aunque con un rotundo sonido de banda de rock.

En misiva al semanario británico New Musical Express, el cantante asegura: "Las canciones me colocan al borde del optimismo, aunque confío en alejarme de allí cuando lleguen las críticas". El complejo de persecución sigue latente. "A mí no me resulta natural el dejarme querer por el público. Si viviéramos en 1773, seguramente ya me habrían colgado y quemado".

No es casual que Morrissey y su gente enfaticen el dato del lugar de grabación. En 1992, el cantante rompió con el ala políticamente correcta de la prensa británica, cuando algunos gestos y ciertas letras fueron malinterpretadas como proclamas xenófobas y alardes de nacionalismo. Al poco, trasladaba su campo de operaciones a Los Ángeles, donde -para su deleite- descubrió que era un artista de culto entre sectores urbanos de la juventud chicana. Desde California, ha seguido con sus campañas de reivindicación estética: al igual que hizo con Sandie Shaw, relanzó la carrera de Nancy Sinatra. Tampoco ha renunciado a su vegetarianismo y a la defensa de los animales: la única aberración de Roma, explica, "es la cantidad de mujeres que llevan pieles de animales asesinados".

Conflictos

Los Smiths todavía levantan pasiones: en Irlanda se ha estrenado un musical basado en sus canciones; en España, se publicó el pasado año Esta luz nunca se apagará, un doble disco de homenaje con versiones de sus clásicos a cargo de grupos como Deluxe, Sexy Sadie, Lethargy, Bombones o L-Kan.

El 28 de enero se celebrará en su ciudad natal de Manchester un concierto benéfico contra el cáncer donde coincidirán dos miembros de los Smiths, el guitarrista Johnny Marr y el bajista Andy Rourke. Para acallar rumores, la organización ha debido especificar que no se espera una reunión de los Smiths. Y es que los conflictos internos todavía están al rojo vivo. Morrissey nunca ha perdonado al baterista Mike Joyce, que iniciara una demanda exigiendo una porción mayor de los ingresos del cuarteto. Joyce sólo cobraba un 10% y el juez determinó que Morrissey y Marr -cada uno recibía un 40%- debían compensarle con un millón de libras esterlinas, aparte de pagar casi medio millón en costas legales.

A diferencia de Morrissey, Johnny Marr ya ha olvidado aquel mal trago. Está comprometido con su banda, The Healers, que en primavera lanza su segundo disco. Guitarrista único y muy solicitado, Marr también participa en la nueva entrega de la vocalista Jane Birkin, que ha buscado recrear temas de Kate Bush, Rufus Wainwright, Tom Waits, Beth Gibbons y otros autores anglosajones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de enero de 2006