Pérez Boada despide al director de inversiones del IVF desde su fundación

Enrique Pérez Boada, director del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), ha prescindido de los servicios del responsable de inversiones financieras de la entidad pública, Enrique Benedé, a través de un despido improcedente, que supone una indemnización equivalente al salario de 45 días por año trabajado, y un paralelo acuerdo económico cuya cuantía no ha trascendido. Benedé, que tiene más de 70 años, fue fichado por Leandro García, primer director del IVF, procedía de la banca privada y ejerce como director de inversiones del IVF desde que se constituyó el primer equipo técnico de la entidad en 1993.

Ni Pérez Boada ni ningún portavoz oficial de la Consejería de Economía quisieron explicar las razones que avalan el despido del técnico. El área que dirigía Benedé es "muy sensible", en palabras de un ex alto cargo de la Generalitat de filiación socialista que aventura dos posibilidades para explicar la gravosa opción de un despido improcedente: "O ha cometido algún error o se ha negado a apoyar alguna operación impulsada por el director".

Otro ex algo cargo de la Generalitat, vinculado al PP, expresa su sorpresa por el despido de un alto técnico próximo a la edad de jubilación, "un hombre mayor pero afable", y destaca el elevado coste de la indemnización por despido improcedente. El IVF obtuvo un beneficio de apenas 91.000 euros en 2004, según consta en el informe de la Sindicatura de Comptes. La indemnización por despido improcedente de un alto técnico con una docena de años de antigüedad puede duplicar esa cifra, según un ejecutivo del sector privado. Otros acuerdos económicos se acumularían sobre esa cantidad.

Una fuente vinculada al sector financiero sugiere que Pérez Boada pretende acometer una remodelación del IVF, pero concede que un despido improcedente no parece la mejor forma de afrontar la cuestión.

Una interpretación de corte más político, que ofrecen dos fuentes del PP y el PSPV, apunta al interés de Pérez Boada por rodearse de colaboradores afines en puestos clave del instituto. "No atraviesa su mejor momento político y pretende reforzar su posición con la incorporación de algún técnico de confianza", según una versión. "Ha despedido a Benedé para colocar a un amiguete", según la otra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 11 de enero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50