Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:MEDIO AMBIENTE

Un regalo de Navidad para Guadarrama

Los autores alaban la inclusión en los Presupuestos del Estado de una partida para la creación de parques nacionales y piden que sirva para proteger la sierra.

Cuando llega la Navidad, desde algunos pueblos serranos del Guadarrama se suben belenes a las cumbres. En Segovia, la iniciativa más conocida es la de los montañeros del grupo El Nevero. Al pico que lleva su nombre ascienden, haga el tiempo que haga, a cumplir la tradición de colocar el belén.

Con igual reciedumbre navideña, allende sierra, desde Miraflores otros amigos del Guadarrama se llegan a La Najarra para hacer lo mismo. También tenemos noticia de otras tradiciones navideñas en torno al Guadarrama, es el caso de esos dulzaineros que todos los 26 de diciembre salen de la Puerta Cossio, en la Granja, y alcanzan el puerto de los Neveros, al pie de Peñalara, para echarse unas reboladas lo mejor que les permiten sus dedos ateridos.

Sabemos de otros que puntualmente acuden todos los 31 de diciembre a la estación de ferrocarril de Cercedilla, para cruzar el puerto de la Fuenfría, normalmente con la nieve hasta la rodilla, y rematar con una buena comida en Valsaín. Otras muchas celebraciones y costumbres similares se repiten de año en año en ambas vertientes. No tenemos relación ni siquiera aproximada de ellas, pero será cuestión de ponerse a ello, que tiene su significado.

El afecto por nuestras montañas, el amor a la tierra, a nuestros ríos, a nuestros montes es una manera de afecto con lo inmortal, con lo que nos precede, con lo que nos sucederá; es una expresión de fraternidad con ancestros y herederos, con lo que somos, con nuestro ser, con nuestras raíces. No es extraño, por tanto, que cuando la Rueda del Año llega a la Navidad, al solsticio de invierno, sintamos impulsos de repetir puntualmente ritos de inmersión en las montañas, en sus soledades, en sus asperezas reconfortantes.

En los cuatro últimos años, nos resulta imposible a algunos no relacionar estos homenajes navideños al Guadarrama con el proyecto de declararlo parque nacional. Ese sueño que nació en los primeros años del siglo XX, de la mano de científicos, deportistas, ilustrados, ha sabido mantenerse inmortal hasta hoy, pendiente de consumarse.

Entonces fueron sus promotores la Institución Libre de Enseñanza, el diario El Sol, la Real Sociedad Española Alpina Peñalara, la Academia de Bellas Artes, la Academia Española de la Lengua. Hoy son otras entidades, otros diarios los que toman el relevo en el afán, si acaso hay que destacar la constancia de los herederos de Constancio Bernaldo de Quirós, los "peñalaros", que siguen "abriendo huella" en la cordada, en estos años igual que hace un siglo.

En estas navidades del año 2005 nos gustaría que, junto a los belenes, las travesías y las músicas, al pie del Guadarrama "viejo amigo" -que diría Machado-, quedara un regalo, un presente cargado de futuro. Sencillo, sin alharacas, sobrio, pero cargado de futuro. Un regalo que viniera a dulcificar las dificultades de entendimiento entre los políticos competentes en la materia, hoy por hoy las regiones de Madrid y Castilla y León, y el Gobierno de la nación.

Algo tan simple como una nueva partida presupuestaria en las Cuentas del Estado para el año 2006. Partida que aporte fondos para la creación de nuevos parques nacionales. Una partida que venga a desbloquear el diálogo de sordos en que se han sumido nuestros responsables políticos tras la inefable sentencia del Tribunal Constitucional..., a cuenta de la financiación de los parques nacionales. Y ese regalo navideño está a nuestro alcance.

Gracias a una sucesión de buenas voluntades se ha conjugado esa partida presupuestaria. Fue en el Senado, en la sesión plenaria del miércoles 14 de diciembre. Una enmienda del senador Eduardo Cuenca de Izquierda Unida, apoyada por el Grupo Parlamentario Socialista, vía transaccional, y, finalmente, por todos los restantes grupos parlamentarios (populares, minorías catalana, vasca y canaria...), ha creado un nuevo concepto presupuestario, hasta ahora inédito en nuestras cuentas nacionales ("a Comunidades Autónomas", "Fondo para Nuevos Parques Nacionales"), con importe inicial de un millón de euros.

No sabemos si dará tiempo a gastar este primer dinero a favor del Guadarrama en el año 2006. Debería dar tiempo. Si no fuera así, ese regalo se evaporaría. Hagamos todos nuestros deberes. No dejemos escapar este regalo de Navidad.

Carlos Bravo y Antonio Lucio forman parte de Allende Sierra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de enero de 2006