Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:OBRAS CON RETRASOS Y TRABAJOS SIN EMPEZAR / 1

AVE que no vuela, cinturón que no abrocha

La alta velocidad, la carretera B-40 y el Eix Transversal acumulan notables retrasos

Barcelona
Una cosa es prometer y otra dar trigo, dice el refranero. En materia de obras, los gobiernos prometen y prometen. Pero el trigo no siempre llega o lo hace con retraso. En Cataluña hay compromisos de obras en todos los rincones del territorio. Unas avanzan a ritmo lento. Otras ni siquiera han arrancado. Algunas empiezan y paran. Casi todas se eternizan. El tiempo de la Administración (cualquiera de ellas) no es el tiempo de los administrados, para quienes una semana dura siete días y un año tiene 12 meses. Los gobiernos tienen otros ritmos. EL PAÍS ha hecho un repaso a obras varadas en el tiempo, a veces olvidadas por quien las prometió, aunque de ellas hay no pocos rastros, sobre todo, en discursos preelectorales. Hace tiempo hubo un ministro del que se decía que ni siquiera pretendía hacer las obras, le bastaba con anunciarlas. No siempre es así. Algunas se hacen, y unas pocas, incluso en los plazos comprometidos. Lo que aquí se reseña son los incumplimientos. Y hay muchos.

- Cuarto Cinturón. El Cuarto Cinturón o B-40 (el proyecto de la autovía orbital que debe unir Abrera con Mataró a través de Terrassa y Granollers) tiene ya categoría de histórico. Desde hace años lo reclaman cámaras de comercio, patronales y colegios de arquitectos, aparejadores e ingenieros. En contra tiene a más de 200 entidades, ecologistas, vecinales, sociales y estudiantiles, que desde 1991 están constituidas en la plataforma Campaña contra el Cuarto Cinturón. El Ayuntamiento de Terrassa ya ha anunciado que el Ministerio de Fomento licitará en el primer trimestre de 2006 los proyectos "B-40 Autovía orbital de Barcelona. Abrera-Olesa de Montserrat" y "B-40 Autovía orbital de Barcelona. Viladecavalls-Terrassa". Con un presupuesto de 95 millones de euros, el término de ejecución de ambos proyectos está previsto que finalice en 2009. Falta el siguiente tramo, el más controvertido, el que uniría Terrassa y Granollers.

El AVE llegará a Tarragona a finales de este año, pero no se ha fijado fecha

El secretario general de la patronal CECOT, David Garrofé, cree "imprescindible el Cuarto Cinturón porque uniría los dos Vallès con el Baix Llobregat y el Maresme". Además, asegura Garrofé, "todo el mundo lo quiere menos una formación política", por ICV. Los que lo consideran del todo "prescindible" son los miembros de la Campaña contra el Cuarto Cinturón. Esgrimen una larga lista de argumentos en contra y se quejan de "no recibir ninguna respuesta a las propuestas alternativas", asegura el portavoz de la entidad ecologista ADENC, Toni Altaió.

Según Altaió, los republicanos, que en el pasado mantuvieron una posición contraria a la polémica vía, ahora también "la apoyan, simplemente han maquillado la partida y le han puesto otro nombre".En el Baix Llobregat, los vecinos y el Ayuntamiento de Abrera fueron los primeros en oponerse a la construcción del Cuarto Cinturón.

- Alta velocidad. El AVE llegará a Tarragona a finales del año que viene. Así lo aseguran varios diputados tarraconenses, aunque el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) aún no tiene fijada una fecha. La vía entre Lleida y el intercambiador de Roda de Barà está completada y en pruebas. La estación de Perafort, que será la central del Camp de Tarragona, tiene terminada su estructura. Las obras del AVE a su paso por la provincia de Tarragona se han visto retrasadas por dificultades técnicas y la falta de consistencia del suelo en el que se construía.

En Barcelona, la cosa va más para largo. Nadie cree que llegue antes de 2007, y sólo a Sants, si no se queda en El Prat. Cruzar la ciudad no tiene fecha. El Gobierno del PP anunció que el tren llegaría en 2004. El tramo del Baix Llobregat ha sido el más conflictivo, debido a la polémica sobre su trazado hacia el aeropuerto. Después de un tira y afloja de muchos meses, se optó por construir una estación intermodal en el núcleo urbano de El Prat, desde la cual se podría acceder a trenes lanzadera o el metro hasta el aeropuerto, proyecto cuya revisión ha vuelto a proponer el Gobierno catalán. El Gobierno central justificó el retraso del inicio de las obras, que se ha ido agravando, con los continuos cambios propuestos por la Generalitat. Finalmente, los trabajos se están realizando en casi todo el trazado a lo largo del Baix Llobregat. Hace unas semanas se iniciaron en L'Hospitalet.

A Lleida, el AVE llegó hace más de dos años precedido de numerosas polémicas y retrasos injustificables, y a una velocidad (220 kilómetros por hora) que no es la que prometió el Gobierno del PP (350 por hora). Algunas de las obras previstas, que supondrán importantes transformaciones urbanísticas en la zona, aún no han comenzado y nadie sabe cuándo lo harán. Las inversiones asociadas a la llegada del AVE, cifradas en 12 millones de euros, no han llegado. Ni un solo euro de las plusvalías obtenidas por Renfe con la recalificación de terrenos ha revertido en la ciudad.

Entre otras actuaciones, están pendientes la reforma urbanística de toda el área de influencia de la estación, que ofrece una imagen degradada, así como la prolongación de la avenida de Prat de la Riba, que debe salvar las vías y conectar Pardinyes y la carretera de Corbins con el centro de la ciudad; el cubrimiento de las vías en el tramo urbano, entre las calles de las Corts Catalanes y los Comtes d'Urgell; la prolongación de Príncep de Viana, que incluye la construcción de un puente sobre el Segre para enlazar con Cappont a la altura de los Camps Elisis, y la reforma de la plaza de Berenguer IV.

Tampoco se ha construido el complejo de Vialia, que será la nueva entrada a la estación. El solar situado junto al nuevo vestíbulo de la estación se encuentra en estado de total abandono y las malas hierbas tapan los restos arqueológicos encontrados durante la excavación.

Pero el tramo más retrasado es el de Girona. La llegada estaba prevista para el año 2004. La conexión con la frontera debía producirse en 2005, según el ministro de Fomento Francisco Álvarez Cascos. Ahora se habla de 2009. Las obras más espectaculares se concentran ahora en el doble túnel de 8,3 kilómetros que debe cruzar los Pirineos. Una tuneladora ha avanzado medio kilómetro, y la otra, 200 metros, pero todavía no han llegado a territorio francés.

Eix Transversal. Una de las obras más solicitadas en los últimos años ha sido el desdoblamiento del Eix Transversal. En febrero de 2003, Felip Puig anunciaba en Vic que habría un desdoblamiento de algunos tramos -los más congestionados- antes de 2010, y se desestimaba convertir en autovía el tramo del Montseny. Ahora la Generalitat plantea una transformación completa de la carretera desde la Segarra, donde tiene su inicio, hasta la Selva, donde tiene su fin, pero antes de 2007 difícilmente empezarán las obras, que aún no tienen proyecto definitivo. Del mismo modo, no parece asumible que el desdoblamiento pueda estar acabado en el año 2010.

Han colaborado en esta información Francesc Arroyo, Sílvia Marimon, Cristina Perales, Pere Lobato, Oriol Aymí, Glòria Ayuso, Lluís Visa, Gerard Bagué y Enric Badia

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de enero de 2006