Dos testigos acusan de otras agresiones a los detenidos por el crimen de la mendiga

El padre de uno de los imputados afirma que el vídeo "no demuestra que actuaron con crueldad"

Dos testigos han declarado ante los Mossos d'Esquadra que dos de los tres jóvenes acusados de quemar viva a una mendiga en Barcelona ya habían agredido a otros indigentes unas semanas antes de ocurrir ese crimen. La policía autonómica catalana ha remitido esas declaraciones a la juez que investiga el caso, quien probablemente citará a declarar a los testigos para que ratifiquen esas declaraciones, realizadas de manera voluntaria.

Más información
Detenidos en Barcelona dos jóvenes por agredir a peatones y grabarlo con un teléfono móvil
La Guardia Civil detiene a seis menores por agredir a un mendigo en un cajero de Ayamonte

El informe ampliatorio de los Mossos d'Esquadra fue enviado al Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona el pasado 30 de diciembre, dos semanas después de que María del Rosario Endrinal, de 51 años, falleciese a consecuencia de las heridas sufridas al ser quemada viva con disolvente. En el atestado policial se relata la comparecencia de un joven de 20 años que explicó haber visto a los acusados la noche del 27 de noviembre en la calle Gran de Gràcia de Barcelona. La cadena SER informó ayer que, según ese testigo, los jóvenes arrojaron un contenedor de basuras contra la puerta de una sucursal del BBVA en cuyo interior había un grupo de mendigos protegiéndose del frío.

El mismo testigo declaró a la policía que no podía concretar el alcance de la acción porque los agresores salieron corriendo. Cuando trascendió el crimen de la indigente, ese testigo acudió voluntariamente a los Mossos d'Esquadra al sospechar que los protagonistas de la agresión con el contenedor de basuras podían estar relacionados con el la muerte de la mujer. La policía autonómica le mostró entonces las fotografías de los detenidos y el testigo identificó sin ninguna duda a Ricardo P. B., uno de los tres imputados por los hechos y que está en prisión.

Grabaciones en el móvil

Del mismo modo, otra joven acudió a los Mossos d'Esquadra tras el crimen para relatar que los dos detenidos mayores de edad había mostrado a varios compañeros del mismo instituto al que acudía ella una grabación que tenían en su teléfono móvil en la que se recoge la agresión a un indigente que paseaba por la calle. La testigo acudió ante la policía autonómica acompañada de su madre, e identificó sin ninguna duda a los sospechosos que les mostraron, hasta el punto de que ella misma los llegó a identificar por su nombre. Chapa, en el caso de Oriol P. S., y Baguer, en alusión a Ricardo P. B.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El abogado de la acusación particular, Lluís Costa, ya había solicitado hace unos días a la juez que instruye el caso, Silvia López Mejía, que citase a declarar a esa testigo, así como al dueño de un cibercafé que frecuentaban los acusados para recuperar las grabaciones que tenían en sus teléfonos.

Esteban P., padre de uno de los detenidos, declaró ayer que las impactantes imágenes del vídeo del cajero automático, difundidas por los medios de comunicación, que muestran con bastante detalle la agresión a la mendiga, "no demuestran la crueldad con las que se ha dicho que actuaron" los detenidos. En su opinión, la grabación muestra que se produjo una explosión, "y que no se trató de un incendio, como se ha dicho". En este sentido, aduce que su hijo estaba dentro del cajero cuando se inició el fuego "y hasta le salpicó algo de líquido, lo que hizo que los jóvenes se asustaran y huyeran".

En relación con la actuación de los acusados, el padre afirmó que se trata de "unos desgraciados que, bajo el influjo del alcohol, hicieron de todo". Esteban P. precisó, refiriéndose a su hijo, que "es un tonto", y reclamó que se le castigue por lo que sucedió, no por lo que se dice que pasó. En su opinión, la muerte de la mendiga no puede calificarse de homicidio porque no existió ni premeditación ni intencionalidad.

Uno de los tres jóvenes detenidos, durante la agresión a la mendiga quemada viva en un cajero automático.
Uno de los tres jóvenes detenidos, durante la agresión a la mendiga quemada viva en un cajero automático.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS