Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez ordena demoler las "casas-nido" de un hotel en Cazorla

La Consejería de Medio Ambiente podría demoler mañana mismo las casas-nido (singulares alojamientos turísticos de madera encima de los árboles) construidas en el complejo rural Santa María de la Sierra, en el interior del parque natural de Cazorla, Segura y Las Villas (Jaén), tras ratificar la Audiencia Provincial la sentencia del Juzgado de lo Penal número 1 de Jaén ordenando su demolición por invadir suelo público y vulnerar la normativa del espacio protegido.

El juez, que condenó inicialmente al empresario a seis meses de pena privativa de libertad y 2.168 euros de multa, ha dado como fecha límite para la demolición el día 21 de diciembre. El propietario del establecimiento, Miguel Ángel Salas, presidente a su vez de la Red Andaluza de Alojamientos Rurales, ha presentado un recurso pidiendo la suspensión cautelar de la sentencia hasta tanto se resuelva el expediente administrativo abierto por la Consejería de Medio Ambiente y el Ayuntamiento de La Iruela (Jaén). Los abogados del empresario se personarán hoy ante el juez para lograr paralizar la demolición de dos de las tres casas-nido, al entender que "puede producirse un perjuicio irreparable" si al final se autorizan las casas-nido.

Las casas-nido se presentaron en el año 2002 en Fitur como un producto novedoso de turismo rural. Construidas con madera de pino, son habitáculos de 4,5 por 4,5 metros compuestos por un dormitorio y baño completo y que se encuentran camufladas entre las ramas del árbol. Su propietario las oferta a los turistas como "puntos de observación de la naturaleza". Salas financió su construcción con las ayudas del programa europeo Proder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2005