Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

La LOE y los partidos

Priego de Córdoba (Córdoba)

Tengo el placer de escribir por un motivo que desde hace tiempo me preocupa. La verdad, yo no entiendo mucho de política, y tampoco es éste un tema que atraiga especialmente mi atención, pero cada día se me hace más común ver en la televisión partidos políticos enfrentados haciendo de este medio su propio "ring" de boxeo e insultándose con la mayor educación que sus estudios les han dado.

En el centro de esta lucha se encuentran los dirigentes de los dos partidos políticos mayoritarios de España: el Partido Popular y el Socialista.

Lo realmente preocupante, a mi parecer, es que los dirigentes de estos partidos están más preocupados en dejarse en evidencia mutua, acentuando los errores del contrario, a veces, hasta donde no los hay; que en dirigir España como se merece y en trabajar por y para los españoles, que es, según yo entiendo, su verdadera misión.

Caso ejemplar de esto es la gran revuelta causada por la nueva Ley de Enseñanza Obligatoria (LOE). Media España se ha movilizado contra esta ley, de la que seguramente sólo conocen una pequeña parte, si es que llegan a conocerla.

Esta movilización viene respaldada por el Partido Popular, al que también se ha unido la Iglesia (que últimamente se ofende por todo).

Desgraciadamente, éste no es el único caso en el que estos partidos difieren en sus opiniones, aprovechando cualquier motivo para evidenciar la ineficacia de su oposición, hasta límites insospechados.

Pero la verdadera gravedad de este asunto reside en que lejos de conseguir algo bueno para la política española, tanta contrariedad no hace más que confundir al pueblo.

Clara demostración de esto es que, como yo, muchos de los alumnos a los que afecta esta ley no sabemos apenas nada de ella, de lo que propone o las consecuencias que tendrá su aprobación o rechazo.

Creo que la solución a todo esto sería que dejaran a un lado sus diferencias, que, en realidad, pienso yo, no son tantas, y se preocupen por lo verdaderamente importante: Informar y representar al pueblo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2005