Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Abertis planea entrar en las telecomunicaciones y los aeropuertos franceses con sus socios galos

El 50% del negocio del grupo se sitúa fuera de España al integrar Sanef por 2.200 millones

Abertis, primer accionista del consorcio adjudicatario de una de las tres autopistas privatizadas en Francia, ha apuntalado su internacionalización con esta operación, ya que la mitad de sus ingresos procederán del exterior, frente al 18% actual. "Francia es un mercado decisivo en Europa", subraya Isidre Fainé, presidente del grupo controlado por ACS y La Caixa. Y no sólo por sus autopistas. La empresa planea hacer de la adquirida Sanef un trampolín para crecer en otros sectores. Abertis se apoyará en sus nuevos socios galos para entrar en los aeropuertos y telecomunicaciones de Francia.

"Queremos desarrollar un proyecto a largo plazo", apunta Fainé, "de forma conjunta con nuestros socios franceses". Además de actuar juntos en las autopistas, la vocación de presencia en otros sectores fue expuesta "explícitamente" al Gobierno de París por el consorcio ganador cuando éste le presentó su plan industrial para la Sociedad de Autopistas del Norte y del Este de Francia (Sanef), explican fuentes de Abertis. Así, aunque Sanef provoque que las autopistas, que ya acaparan un 80% de los ingresos del grupo, eclipsen aún más el peso de sus otros negocios de telecomunicaciones, aparcamientos y logística, Fainé incide en la "mayor diversificación" que aporta la operación.

La prensa francesa ha venido informando sobre las perspectivas de privatización de los aeropuertos del país, incluidos los de París. Abertis, que se metió de lleno en este sector al comprar la británica TBI, quiere entrar en la gestión de los aeropuertos galos, sobre todo los regionales.

Fuentes de la compañía apuntan que la creación del Holding HIT, con destacados socios galos, facilita que Abertis pueda aprovechar las oportunidades en Francia para gestionar redes de distribución de las señales de televisión, negocio en que Abertis ya está a través de Retevisión y Tradia. La empresa también quiere sumar Francia a Italia, Portugal y Chile, donde ha construido o comprado aparcamientos.

"Era imprescindible ir de la mano de socios franceses en esta operación", afirma el presidente de Abertis, considerando el "patriotismo económico" abanderado por el Gobierno de Dominique de Villepin. El consorcio HIT, ganador de Sanef, está integrado, además de Abertis, por la pública Caisse des Dépots, las aseguradoras Predica y Axa y Société Foncière, Financière et de Participations, participado por PSA Peugeot-Citroën. Los accionistas tienen un compromiso de no vender en dos años.

Abertis, cuyo consejero delegado es Salvador Alemany, controlará entre un 51% y un 55% del consorcio. El porcentaje debe aún ajustarse, ya que Caisse des Dépots desea más acciones. En todo caso, de los 4.030 millones que HIT pagará por el 75,7% de Sanef, el coste para Abertis rondará los 2.200 millones.

La financiación (un 40% vía fondos propios y el resto, vía endeudamiento) ha provocado que las agencias Fitch o Standard & Poor's coloquen a Abertis en vigilancia con perspectiva negativa: con un endeudamiento neto de 4.186 millones y fondos propios de 3.020 millones, deberá asumir el de Sanef, que a 30 de junio ascendía a 3.786 millones. El grupo enfatiza que la inversión es de bajo riesgo, con un flujo de caja "sostenible y seguro".

La compra aumenta los ingresos de Abertis un 59% (agregados, suman 2.849 millones) y un 61% el resultado bruto operativo, hasta los 1.784 millones. El grupo duplica los kilómetros de red viaria que gestiona, hasta los 3.300. El próximo paso será lanzar una oferta pública de compra por el 24,3% no adquirido de Sanef. Los accionistas de HIT contemplan volver a sacar a cotizar entonces una parte de Sanef, o incluso del propio holding.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de diciembre de 2005