Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:COYUNTURA INTERNACIONAL

Irlanda mantiene el tipo

El país europeo crece el 4,1% en el segundo trimestre de este año

Irlanda mantiene su ritmo de crecimiento, que la ha consolidado como una de las economías más dinámicas del continente. No obstante, los expertos advierten de que este desempeño, que elevará su PIB sobre un 5% este año, puede verse perjudicado por crecientes presiones inflacionarias y un desequilibrio fiscal que se podría mantener durante los próximos tres cursos.

El gasto público vuelve a ser una preocupación, después de haber registrado un superávit del 1,4% del PIB durante el pasado año

El consumo se elevó un 4,7% en el segundo trimestre de este año, mientras que la inversión aumentó un 11,4% respecto a 2004

Las cifras más recientes siguen dando la razón a los expertos que califican a la economía irlandesa como una de las más dinámicas de la Unión Europea. Los datos oficiales señalan que el país ha crecido un 4,1% durante el segundo trimestre de este año. Este resultado fue posible gracias al alza del consumo, que se elevó un 4,7% durante este periodo, y a la inversión, que aumentó un 11,4% si se compara con abril-junio de 2004.

De esta manera se confirman los pronósticos de la OCDE, que en su último informe atribuye a Irlanda un crecimiento del 5,1% para este año y de un 5% para los próximos dos cursos, el más alto de la eurozona. Para el organismo internacional, además del consumo y la inversión, esta alza del PIB se explica por el aumento del gasto gubernamental, que los pronósticos sitúan en niveles del 5,5% a partir del próximo año.

Inflación y gasto

Irlanda deja atrás un periodo de bonanza en que el PIB se elevó en un 8,5% en promedio entre los años 1999 y 2002, y atraviesa por un periodo de transición en que busca consolidar su economía, tras una ralentización generada en 2003 por la caída de la inversión extranjera en el sector tecnológico y la pérdida de competitividad del comercio exterior; esta última, debido a la revalorización del euro. La coyuntura generó un escaso aumento de los salarios y una caída en el consumo.

Los expertos advierten de que, durante este curso, la economía deberá soportar fuertes presiones inflacionistas debido al crecimiento del gasto privado y fiscal. Todo indica que, en 2005, la inflación cerrará en un 2,3%, casi dos puntos porcentuales por debajo del alza de los precios de 2003. No obstante, si la economía sigue creciendo al ritmo esperado, la cotización del euro sube y el Gobierno no racionaliza el gasto, el IPC podría dispararse cerca del 3%.

Por otro lado, el gasto público vuelve a ser una preocupación tras un 2004 en que se registró un superávit del 1,4%. Las estimaciones indican que el aumento del gasto estatal, sumado a los escasos esfuerzos por reducir el peso del Estado, generará un déficit del 0,9% este año, nivel que se mantendrá en un 0,6% durante los próximos dos cursos, según datos de la OCDE. Con todo, la deuda pública, reducida drásticamente durante los últimos 10 años, se encuentra bajo control y no supera el 35% del PIB.

Mejorar la competitividad

Todas las recomendaciones de los organismos internacionales apuntan a un aumento de la competitividad. En estos momentos, el Gobierno pretende impulsar la implantación de desregulaciones en el comercio minorista, una medida que los analistas califican como positiva, aunque advierten de que es insuficiente. Para la OCDE se deberían hacer mayores esfuerzos por suprimir regulaciones en sectores estratégicos, como el profesional o la industria tecnológica.

Otras críticas al modelo económico realizadas por opositores al Gobierno advierten de que el gasto del Estado ha ido en aumento durante los últimos años y que esto no se ha visto reflejado en las prestaciones sociales. De esta manera indican que el gasto en salud no supera el 8% del PIB, un nivel que está muy por debajo del resto de los países de la UE y de los países más industrializados. Por otro lado, el paro se ha vuelto a convertir en una preocupación, tras cerrar el segundo trimestre de este año en un 4,9%, el crecimiento anualizado más alto de la década.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de diciembre de 2005