Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:PILAR ANTILLACH | CITA ELECTORAL DE LOS PERIODISTAS CATALANES

"Los periodistas debemos resolver nuestros propios problemas"

Barcelona
Pilar Antillach, de 46 años, y Sebastián Serrano, de 52, optan a dirigir el Colegio de Periodistas de Cataluña. Un total de 3.653 colegiados, de los que 3.120 pertenecen a la demarcación de Barcelona, están convocados a participar el próximo lunes en las elecciones al decanato y a las juntas de gobierno de las demarcaciones catalanas. Los anteriores comicios se celebraron en el año 2001. En aquella cita, la candidatura de Montserrat Minobis se impuso a la encabezada por Martí Anglada. La periodista, sin embargo, dimitió en marzo de 2004 al ser nombrada directora de Catalunya Ràdio, cargo que ocupó hasta el pasado verano. En el Colegio de Periodistas la sustituyó Joan Brunet, quien primero ocupó el cargo en funciones y luego, en junio de ese mismo año, fue designado decano por aclamación.

Pilar Antillach (Camporrells, Huesca, 1959), licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha ejercido labores periodísticas en diversos medios, escritos y audiovisuales. Ha trabajado en la agencia Efe en Londres, ha sido corresponsal en París del semanario El Món y de Antena 3, y colaboradora de Radio France International, La Vanguardia, la cadena SER y El Correo Catalán, y desde 1986 forma parte de la plantilla de los servicios informativos de TV-3. Hace tres años que pertenece al comité profesional de dicha cadena televisiva.

Pregunta. ¿Por qué ha decidido presentarse a estas elecciones?

Respuesta. El detonante fue la pasividad del Colegio de Periodistas durante la crisis del Carmel, cuando la Administración pretendió intervenir en nuestra labor y los responsables de la entidad pactaron con los políticos normas de actuación impropias de una democracia. Pero lo cierto es que hacía tiempo que veníamos madurando que hacía falta renovar la institución y promover un debate a fondo sobre ella, y para eso era necesario que hubiera elecciones.

P. ¿Cuáles son los déficit del colegio desde su punto de vista?

R. Los periodistas necesitamos un colegio que dé respuestas a nuestros problemas profesionales y, por las razones que sea, en la última época no lo ha hecho. No ha sido una herramienta útil; no ha liderado el debate sobre asuntos como la precariedad laboral, sobre cómo afectan las nuevas tecnologías, por ejemplo la televisión digital o Internet, a la profesión, ni ha tenido un papel principal en la elaboración de leyes audiovisuales que nos conciernen. Precisamente de ahí nuestro lema: Per un col·legi que actuï.

P. Sobre el papel, el programa de su candidatura y el de la que encabeza Sebastián Serrano no son muy distintos.

R. Es verdad. Las diferencias son sobre todo de actitud, incluso generacional. A Sebastián Serrano no le gusta oírme decir esto, porque la media de edades de las dos candidaturas es bastante pareja, pero no me refiero tanto a los años como a la trayectoria. Muchos de los periodistas que integran la otra lista han sido notarios de 30 años muy importantes para el país y se han comprometido políticamente con la democracia, pero este tiempo ya ha pasado. Ahora todos somos demócratas y progresistas, y lo que tenemos que hacer es dedicarnos a trabajar de periodistas y mirar el poder con cierta distancia y, si me apura, con cierta irreverencia. La solución no siempre es pactar, nuestros problemas debemos resolverlos desde dentro de la profesión.

P. ¿Cómo define políticamente la candidatura que lidera?

R. Queremos evitar las etiquetas, aunque yo me defino fundamentalmente como progresista. En nuestra candidatura hay periodistas de distintas tendencias e incluso simpatizantes con partidos políticos. Pero queremos desligar ideología y profesión. Los tiempos de militancia ya han pasado.

P. ¿Cómo convencería a los periodistas jóvenes para que se colegiaran?

R. Pues les diría que, con el individualismo y el desbarajuste que reinan en nuestra profesión, es importante estar organizados para que cualquier reivindicación sea más efectiva. No es lo mismo un colegio con algo más de 3.000 afiliados, que es la cifra que tiene ahora, que con 10.000, que es el número de periodistas en activo que, según nuestros cálculos, hay en Cataluña. A más colegiados, más autoridad moral, lo que es imprescindible para defender el compromiso ético que requiere el periodismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de diciembre de 2005