Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ingeniería catalana de puentes obtiene tres premios en Venecia

Los galardones los otorga la prestigiosa revista inglesa 'Bridge design & engineering'

Tres ingenieros de caminos catalanes han resultado ganadores, en distintas categorías, en los premios Footbridge 2005 que otorga la revista inglesa Bridge design & engineering, una de las más prestigiosas del sector. Los galardones, que se concedieron en el marco del segundo congreso internacional dedicado a las pasarelas para peatones que se ha celebrado estos días en Venecia, han recaído en la pasarela con fibra de vidrio en Lleida de la empresa Pedelta; en la pasarela de Sant Pere de Terrassa, de Ingenieria Reventós, y en la restauración del Pont Trencat de Sant Celoni, de Xavier Font. El concurso tiene ámbito mundial y han participado equipos de 11 países.

"Las pasarelas para peatones son un laboratorio de ideas porque al ser más ligeras y pequeñas permiten jugar y experimentar, aunque siempre hay tener presente el lenguaje del puente, porque las faltas de ortografía salen muy caras", comenta Manuel Reventós, que con su elegante pasarela colgante en la arboleda de Vallparadís de Terrassa, realizada en colaboración con Albert Mas y RGA Arquitectos, ya resultó ganador del premio Catalunya Construcció 2005 a la innovación. "El problema es el eterno debate entre arquitectos e ingenieros, o entre imagen y tecnología. Algunas veces la colaboración es buena, pero en ocasiones al arquitecto sólo le importa la forma sin preocuparse de si es viable. Por ejemplo, la pasarela de Terrassa costó unos 2.000 euros el metro cuadrado. El puente del Milenio, de Norman Forster, que también es una pasarela peatonal, costó 30.000 euros el metro cuadrado".

De hecho, tal como explica Xavier Font, el famoso puente del Milenio de Londres y el puente peatonal Solferino sobre el Sena, de Marc Mimramy, fueron los responsables de que se organizaran estos congresos mundiales sobre las pasarelas. Las dos pasarelas tuvieron problemas de vibraciones que obligaron a cerrarlas temporalmente al público. Ante la alarma creada, se convocó en 2002 en París el primer congreso, que ahora ya se ha instituido con carácter trienal y ha celebrado su segunda edición entre el 6 y el 8 de diciembre en la Universidad de Venecia. "Muchas ciudades ven las pasarelas como un elemento distintivo y quieren cosas muy espectaculares y barrocas, pero precisamente uno de los temas del congreso ha sido este debate sobre si resulta ético gastar tanto dinero público en obras que pueden hacerse bien sin tanto dispendio", comenta Font. "Ahora mismo, en Venecia se ha paralizado el puente de Santiago Calatrava sobre el Gran Canal porque los costes se han cuadruplicado".

El premio se divide en dos categorías, estética y tecnológica, y en cada una de ellas hay tres galardones en función de las dimensiones de las pasarelas. Font ha obtenido el premio en la categoría estética de dimensión corta -con igual mérito con el Bridge of Aspiration de Londres, de Wilkinson Eyre Architects- por su restauración del Port Trencat -destruido durante las guerras napoléonicas-, que une Sant Celoni y Santa Maria de Palautordera sobre el Tordera. El jurado, integrado por Wasoodev Hoorpah y Alessandra Zambrano, le ha concedido el premio por "su brillante restauración, perfectamente integrada en su contexto".

El premio a la pasarela de Sant Pere de Terrassa, en la categoría estética de dimensión larga -también ex aequo con el Diamondback Bicycle, pasarela en Tucson (Arizona, EE UU), de TY Lin-, se ha concedido por considerarla "simple y elegante" así como bien integrada en el entorno. La pasarela de Lleida, de Juan Sobrino, Javier Jordán y María Dolores G. Pulido (Pedelta, SL), está situada sobre el nuevo acceso del AVE Barcelona-Madrid. El premio, en la categoría tecnológica de dimensión media, se le ha concedido por considerarlo "un importante ejemplo en el uso de la fibra de vidrio, que exige mínimo mantenimiento, tiene amplia luz, y es fácil de realizar y transportar". Entre los galardonados también figura la empresa madrileña Cesma por una pasarela en Valencia de Don Juan (León) sobre el Duero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de diciembre de 2005