Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los funcionarios tendrán un permiso de paternidad retribuido de 10 días

El Gobierno quiere extender a las empresas privadas el plan de conciliación de la vida laboral

El Ministerio de Administraciones Públicas ha lanzado un ambicioso plan para conciliar la vida laboral y familiar que pretende extender a la empresa privada. Los funcionarios disfrutarán de un permiso de paternidad retribuido de 10 días independiente de los cuatro meses de maternidad ordinarios. La madre podrá sumar otras cuatro semanas a cambio de renunciar a las horas de lactancia. Una de las medidas más innovadoras reside en el horario. Los empleados con labores administrativas saldrán, con carácter general, a las seis (una hora antes), con más flexibilidad para organizar su jornada.

El ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, vivió ayer "un día feliz como ministro, como funcionario y como padre de tres hijos". Sevilla presentó el plan Concilia, que instaura entre los empleados públicos un modelo laboral más compatible con la vida familiar. Pero su pretensión va más allá de los 542.125 empleados vinculados a la Administración central (el 22,6% del total), incluidos jueces y policías. Sevilla espera que el ejemplo cale en el resto de las administraciones (otros 1,8 millones de funcionarios) y, sobre todo, en la empresa privada.

El ministro ha examinado convenios colectivos de grandes empresas como el Banco Popular, Banesto, BBVA, IBM o Microsoft, que ya aplican programas de conciliación, y los ha mejorado. Éstas son las principales medidas que se aplicarán, en general, a partir del próximo 1 de enero:

- Permiso de paternidad. Se trata de una iniciativa pionera en España. Los funcionarios dispondrán de 10 días de permiso retribuido (ahora tienen tres días) por el nacimiento, acogida o adopción de un hijo. Esta medida, independiente del permiso de cuatro meses que pueden disfrutar el padre o la madre, requiere un desarrollo legislativo, por lo que no estará lista en enero. El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, ha propuesto en la mesa de reforma del mercado laboral un permiso de siete días para todos los trabajadores del país.

- Un mes más de maternidad. La madre podrá sustituir el permiso de lactancia por un mes más de baja. Ese periodo se podrá acumular con las vacaciones, incluso si ha expirado ya el año natural en el que correspondía disfrutarlas. La mitad de los funcionarios de la Administración central son mujeres.

- Reducción de jornada. El empleado podrá reducir hasta un 50% su tiempo de trabajo (con la consiguiente merma retributiva) cuando tenga hijos menores de 12 años. La medida se aplica ahora para hijos de hasta seis años.

- Tiempo para adoptar. Consciente de que las adopciones internacionales llevan tiempo, el ministro ha introducido dos meses de permiso para esos casos. El empleado mantiene su retribución básica.

- Tres años de excedencia. Los padres podrán dejar su trabajo tres años para cuidar a su hijo u otro familiar. La Administración les garantizará dos años el mismo puesto. Hasta ahora, el permiso era sólo por hijos y el puesto se mantenía un año. Si el funcionario tiene un familiar gravemente enfermo dispondrá de un mes retribuido.

- Mejor horario. Sevilla se lamenta de que España esté tan alejada de Europa y de Estados Unidos en la prolongación excesiva de horarios. Para intentar paliarlo, se fijan las seis de la tarde como horario máximo en el que, con carácter general, permanecerán en sus puestos los funcionarios que tengan labores administrativas. Esta medida no afecta, por ejemplo, a médicos, Fuerzas Armadas o jueces, que se rigen por turnos. El objetivo es flexibilizar el tiempo de trabajo, de forma que el empleado lo organice a su medida. Para ello las horas flexibles aumentan hasta un tercio del total. Las fijas descienden de 32 semanales a 27,5.

- Atención a la violencia machista. Las mujeres maltratadas podrán disfrutar de una excedencia para reconducir su situación. También tendrán facilidades para traslados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2005