Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | Liga de Campeones: última jornada de la primera fase

El Barça, millonario, y el Manchester, fuera

El Barça jugaba también ayer en El Madrigal. Al menos, tenía intereses económicos en el partido. Del pase del Villarreal a octavos de final de la Liga de Campeones, el Barcelona también sacaba partido, producto de una cláusula pactada con el Villarreal por la venta de Juan Román Riquelme ejecutada el pasado verano. El club castellonense pagó al Barcelona siete millones de euros por hacerse en propiedad con el centrocampista argentino que venía actuando como cedido en las dos temporadas anteriores. Ambas entidades acordaron incrementar tal cantidad en función de los objetivos alcanzados por el Villarreal en la la máxima competición continental de clubes.

Si pasaba a octavos de final una parte de los beneficios obtenidos por el club que preside Fernando Roig, irían destinados al Barça, estipulándose en un millón de euros la cantidad a recibir por tal concepto. Si el Villarreal, vía campeonato doméstico, alcanza la próxima edición de la Champions, el Barcelona recibirá otros dos millones más.

Dinero aparte, el Villarreal alcanzó con impensable éxito su primera participación en la Liga de Campeones. Riquelme, sin embargo, se mostró crítico como siempre que su equipo no alcanza un buen nivel de juego. "Espero que el sábado ante la Real juguemos mejor que anoche y que como lo hicimos ante el Barça", sentenció. Por su parte, Pellegrini, el técnico, con el aire flemático que le caracteriza, analizó sin grandes alardes de euforia el feliz desenlace. Tras decir que siempre está contento con los jugadores que tiene, en referencia a Guayre, añadió: "Me alegro por él, porque el gol le dará confianza". Y analizó: "Hemos conseguido el objetivo marcado para los tres primeros meses de competición. Estamos entre los 16 mejores de Europa así que el balance ha sido positivo. Hemos acabado imbatidos en un grupo complicado".

Tan complicado que el Manchester United cerró una época en Lisboa y al perder, 2-1, con el Benfica que tenía bajas importantes, acabo último y fuera de Europa. El equipo de Ronald Koeman pasó como segundo del grupo y el Lille jugará la Copa de la UEFA. Aunque Scholes marcó primero, Geovanni y Beto decidieron.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de diciembre de 2005