_
_
_
_
OPINIÓN DEL LECTOR
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Religión en las aulas

Como profesor de instituto y contribuyente me desmoraliza ver que, con mi dinero, el Estado está pagando a educadores que propagan entre la juventud ideas que, a veces, van contra leyes democráticas o contra valores y actitudes expresados en la legislación educativa. Me refiero a los profesores de religión, que son remunerados por el Estado, pero nombrados y cesados por los obispos, y como consecuencia están obligados a seguir sus directrices (no coincidentes con las ideas de todos los católicos). En algunos casos como, por ejemplo, el del uso de preservativos, no sólo se trata de una contradicción por parte de las autoridades públicas, sino de una irresponsabilidad flagrante. A los que piensan que esto es un derecho de los padres a educar a sus hijos como deseen, les pido que mediten sobre lo que ocurrirá cuando un imán predique en una escuela o instituto de nuestro país los beneficios de la poligamia o un testigo de Jehová convenza a sus alumnos de que no deben hacerse transfusiones de sangre. También sugiero, a los que defienden la enseñanza del catolicismo en la escuela, una reflexión sobre cómo se garantizará, en el sistema de enseñanza español, el derecho de los padres y alumnos católicos que están en profundo desacuerdo con la visión de la jerarquía eclesiástica.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_