Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos hermanos mueren en un supuesto ajuste de cuentas en Valladolid

La dueña del piso donde se produjo el suceso recibió un balazo en la cabeza y está en coma

Dos varones muertos y una mujer gravemente herida es el resultado de un suceso ocurrido en la madrugada de ayer, en el barrio vallisoletano de Delicias, que ha conmocionado a los vecinos, algunos de los cuales han aprovechado este suceso para denunciar el supuesto tráfico de drogas que se da en la zona.

Los vecinos creen que la triple agresión está relacionada con el aumento de controles policiales sobre el tráfico de drogas en Pajarillos, una barriada cercana.

Uno de los hombres fue tiroteado, mientras que el otro resultó muerto a consecuencia de las puñaladas y los golpes recibidos.

La mujer, R.C.G., de 34 años, que se encontraba en coma al cierre de esta edición, es la dueña del piso donde se desarrollaron los hechos, y según fuentes policiales y sanitarias, habría recibido un balazo en la cabeza.

El suceso se produjo poco después de la una de la madrugada, cuando una llamada al teléfono de emergencias 112 avisó de que una mujer se encontraba gravemente herida en su domicilio, en la calle Tajo, número 5, de la capital castellana.

Cuando llegó la asistencia médica, encontró a uno de los hombres muerto en el portal y, dentro de la vivienda, a otro más, también fallecido, y tumbados ambos en grandes charcos de sangre. Los dos fallecidos, hermanos y vecinos de Valladolid, son T.S.E., de 33 años, cuyo cadáver apareció en el interior de la vivienda acuchillado y con golpes provocados con un bate de béisbol, y R.S.E, de 27, que yacía en el portal con varios disparos.

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Miguel Alejo, declaró en Segovia que la policía tenía "indicios" sobre los autores de la triple agresión, aunque prefirió no dar más datos para no perjudicar las pesquisas. La policía trabaja con la hipótesis de que los muertos vivieran en las inmediaciones y hubieran acudido a la casa a comprar droga.

El edificio donde han ocurrido los hechos se encuentra a escasos 200 metros de la vivienda de la calle Arca Real donde, en julio de 2001, una reyerta por un noviazgo entre miembros de distintas familias de etnia gitana acabó con la muerte de dos hermanos pertenecientes al llamado clan de Los Ferreruela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de diciembre de 2005