Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlamento catalán desiste de querellarse contra Acebes

El presidente del Parlamento de Cataluña, el republicano Ernest Benach, apeló ayer al "diálogo democrático, basado en el respeto a las instituciones" ante la petición del Partit dels Socialistes (PSC) de estudiar acciones legales contra el secretario general del Partido Popular, Ángel Acebes, por haber afirmado que ETA tutelaba la reforma del Estatuto catalán. La Mesa de la Cámara desistió de emprender acciones judiciales al respecto, si bien pidió a Benach que hiciera una declaración pública de rechazo a las palabras de Acebes.

Benach, en un comunicado, advirtió de que "insinuar que en la aprobación de la propuesta de reforma del Estatuto el Parlament ha actuado bajo la tutela de una organización terrorista es una insidia que falta al respeto debido a la institución que representa el pueblo de Cataluña", por lo que reclamó "respeto" a la Cámara e instó a las formaciones políticas "a impulsar el legítimo proceso de debate" parlamentario.

El presidente del Parlamento autónomo consideró que "manifestaciones como éstas [de Ángel Acebes] sólo sirven para crispar la vida política y para intentar desprestigiar a las instituciones". "Las insinuaciones insidiosas que pretenden poner en duda la honorabilidad de las instituciones y de sus miembros merecen la reprobación de todos los que legítimamente ejercemos nuestras responsabilidades políticas en el seno de las instituciones parlamentarias", añadió Benach.

Los socialistas catalanes se dieron por satisfechos con esa declaración pública, y su portavoz, Miquel Iceta, admitió que hubiera sido "muy difícil" que prosperase la querella. Por su parte, el líder del PP catalán, Josep Piqué, se esforzó por quitar hierro a las palabras de Acebes y sostuvo que, posiblemente, el secretario general popular "no se expresó de la manera idónea". No obstante, exhortó a Benach a no ser "partidista" en sus declaraciones.

Manifestación en Madrid

Piqué, en la rueda de prensa tras reunir a la dirección regional, rechazó que la manifestación de hoy en Madrid tuviera tintes "anticatalanes", y auguró que será "modélica e impecable" en defensa de la Constitución. "Decepcionará a los adversarios del PP", proclamó. "Será una muestra de firmeza democrática y de compromiso con la Constitución y el espíritu que la hizo posible", agregó, después de anunciar que la cúpula en pleno del PP catalán asistirá a la concentración.

Radical interpretación hicieron el resto de las formaciones catalanas. Incluso el Gobierno autónomo, por boca de su consejero de Relaciones Institucionales, Joan Saura, aseguró que el acto de hoy "fomenta e impulsa la confrontación y la crispación", y está convocado "contra una parte del Estado y contra Cataluña". El democristiano, Josep Antoni Duran, consideró que el PP "está rebasando la línea de lo admisible en un partido democrático".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de diciembre de 2005