Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Paradís' convierte en musical una obra de Carles Soldevila sobre unos burgueses en una isla desierta

La obra del autor catalán fue plagiada por una película norteamericana con Ava Gardner

¿Qué puede hacer un grupo de estirados miembros de la burguesía barcelonesa perdidos en una isla del Pacífico? Entre otras cosas, cantar. Paradís, basado en una pieza teatral corta de Carles Soldevila escrita en 1921, se estrena mañana en el festival Temporada Alta de Girona convertida en un musical. Àngels Gonyalons y Pep Anton Muñoz -que vuelven a encontrarse en escena después de 16 años- son la pareja protagonista de una comedia adaptada por Jordi Galceran y Esteve Miralles a la que ha puesto música Albert Guinovart. El director de la obra, Josep Maria Mestres, la define como "una comedia musical sofisticada, inteligente y muy divertida".

Jordi Galceran -autor de las tan celebradas obras Dakota, Paraules encadenades y, sobre todo, El método Grönholm- y Esteve Miralles -letrista- cuentan que el origen de Paradís debe buscarse en sus años universitarios, cuando ambos consideraban la obra de Soldevila como "una pequeña joya" que tenía en su interior "un pequeño gran musical". Desde entonces se confabularon para llevarla algún día a escena. Galceran confesó que escribió el libreto hace seis años: "Sólo por el placer de hacerlo y sin tener claro si encontraría productor".

También pesó sobre ellos la circunstancia de descubrir que la obra, con el título original de Civilitzats tanmateix, había sido traducida al francés y posteriormente plagiada descaradamente por un autor francés para convertirla en una película de Hollywood que en España se tituló La cabaña (1957) y que contaba entre sus intérpretes con Ava Gardner, Stewart Granger y David Niven. "Siempre tuvimos el puntillo de recuperarla y decir que esa obra es de uno de los nuestros", explica Miralles. Galceran asegura que su adaptación cuenta la misma "deliciosa historia", con los mismos personajes, aunque ampliando la trama con el máximo respeto.

La obra de Soldevila, considerada un ejemplo de la "alta comedia catalana", plantea un triángulo amoroso en unas condiciones extremas: una isla desierta. Las relaciones entre los tres personajes supervivientes a un naufragio sirven al escritor para profundizar con ironía sobre el peso de la civilización contrapuesto a los propios deseos. La obra mantiene un sentido ambiguo que permite al espectador optar por aplaudir o condenar la actuación de los protagonistas. El adaptador se ha permitido añadir un cuarto personaje, una especie de espíritu de la isla que está interpretado por Mercè Martínez. El reparto queda completado con Xavi Mira.

Albert Guinovart ha compuesto 10 canciones para la obra, intentando crear obras redondas y basadas en ritmos de la época en que fue escrita. "A la hora de componer no he buscado pasar a la historia, sino pasármelo bien", asegura el compositor. Esteve Miralles asegura que la propuesta musical es elegante y sofisticada, con aires de Cole Porter o Gershwin.

Pep Anton Muñoz y Àngels Gonyalons coincidieron en destacar que su encuentro de nuevo sobre los escenarios, tras participar en Estan tocant la nostra cançó (1989), es para ellos muy emotivo. Todo el equipo de Paradís aseguró que la colaboración en la obra ha sido fundamental para crear una pieza que Gonyalons definió como "un bomboncito". El director del Festival Temporada Alta, Salvador Sunyer, aseguró que la obra había conseguido reunir "algunos de los grandes talentos del país" y que sin duda sería uno de los espectáculos que tendrían una vida más longeva y con más público de todos los que se han visto en el evento teatral de Girona.

La música está interpretada en directo por un cuarteto. Paradís hará temporada en Barcelona, posiblemente en el teatro Borràs a partir de primavera.

En su día, Civilitzats tanmateix tuvo un gran éxito y fue traducida por Pirandello.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de diciembre de 2005