Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EE UU eleva al 4,3% el crecimiento económico del tercer trimestre

Estados Unidos revisó ayer al alza su tasa de crecimiento del tercer trimestre, que ahora coloca provisionalmente en un 4,3% del PIB. Es medio punto más alta de lo anunciado, un punto por encima del trimestre anterior y tres décimas más de lo que esperaba Wall Street. La inflación se mantiene entre tanto en el 3,6%, y descontando la energía y los alimentos se queda en el 1,2%. Es un nivel cómodo para la política monetaria de la Reserva Federal (Fed), que se espera suba de nuevo los tipos de interés este mes hasta el 4,25%.

El dato muestra la fortaleza de la economía tras el golpe destructivo de los huracanes Katrina y Rita, y frente el espectacular alza en el precio de la energía. Descontando estos dos factores, que se comerán en torno a un 0,75% del PIB en el ultimo semestre de 2005, los analistas afirman que EE UU tiene un potencial de crecimiento que estaría entorno al 4%.

El dato de PIB publicado ayer es idéntico al del primer trimestre de 2004. El consumo interno, del que dependen dos tercios del PIB, es tres décimas más fuerte de lo que se dijo en un primer momento, del 4,2%. En el segundo trimestre fue del 3,4%. La inversión empresarial subió al 8,8%, similar al del segundo cuarto y 2,6 puntos porcentuales más de lo anunciado hace un mes. El sector de la vivienda registró un alza del 8,4%, superior al 4,8% previsto. El dato negativo llegó del lado de la balanza comercial, que se comió un 0,25% del PIB.

Las exportaciones crecieron entre julio y septiembre un 0,8%. Las importaciones lo hicieron a un ritmo del 2,1%. En paralelo, se produjo una caída del 3,7% en el beneficio de las empresas, vinculado a la destrucción de los huracanes. Todo sumado, según el secretario del Tesoro, John Snow, muestra que "la economía avanza con solidez", con un crecimiento superior al 3,3% del PIB durante los últimos 10 meses. En el parqué prefieren analizar el dato con cautela, por la incertidumbre derivada al alto precio de la energía y por la efervescencia del mercado inmobiliario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005