Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Claro está, está claro

Claro está que el Gobierno tiene que poner todo su empeño en intentar llegar a un acuerdo con los agricultores para que no vean mermado su poder adquisitivo a cuenta del incremento incesante del precio de los carburantes. Está claro que la escalada del precio del petróleo ha sido exponencial desde la guerra de Irak. Claras estuvieron las declaraciones de la por entonces ministra de Exteriores (Ana Palacio) que vinculó de manera automática la intervención en Irak con la bajada del precio del crudo. Está claro que ningún vocero popular ha dicho esta boca es mía. Claro está que no tardarán en salir a la palestra el dúo Acebes-Zaplana y concluir que entre el Estatuto, Carod Rovira y ETA están creando tanta incertidumbre que las reservas de petróleo disminuyen y no queda sino paliarlo con la subida de los carburantes. Está claro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005