Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consejo de Europa pide fotos de cárceles secretas al centro de satélites de Torrejón

El comisario de Justicia amenaza con "serias consecuencias" a los países implicados

El ex fiscal y senador suizo Dick Marty investiga por encargo del Consejo de Europa la presunta existencia de prisiones secretas de la CIA en Polonia y Rumania. Marty, que se distinguió en el pasado por sus investigaciones sobre la Mafia, ha reclamado al Centro de Satélites de la Unión Europea en Torrejón de Ardoz (Madrid) las imágenes tomadas durante los últimos tres años. Con esas fotografías de los satélites intentará poder constatar la construcción de centros secretos de la CIA para la detención de presuntos terroristas en el Este de Europa.

Marty ha reclamado también al centro de control de vuelos europeo Eurocontrol datos sobre los movimientos de 31 aviones que se sospecha sirvieron para transportar presos o secuestrados por la citada agencia estadounidense.

El fiscal, que el pasado viernes investigaba en Bucarest la existencia de prisiones de la CIA, declaró al diario Berliner Zeitung que se encuentra ante un rompecabezas. Se mostró escéptico Marty sobre la posibilidad de un Guantánamo en suelo europeo: "Todo indica más bien hacia una metodología y logística consistente en llevar a los presos de un lado a otro y mantenerlos un par de días en cada sitio".

El comisario de Justicia de la UE, Franco Frattini, amenazó ayer en Berlín con "serias consecuencias" a los países que cobijen prisiones secretas de la CIA, si se confirman los informes sobre su existencia. Frattini podría incluso proponer que esos países pierdan el derecho de voto en el Consejo Europeo, que reúne a los jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

Frattini participó en Berlín en una conferencia internacional sobre seguridad y se mostró contundente: "No podemos renunciar a nuestros valores para combatir el terrorismo". El comisario de Justicia de la Unión Europea se pronunció por el equilibrio entre la seguridad y los derechos fundamentales, que no se pueden sacrificar en aras de aquélla.

Se basa Frattini en los artículos 6 y 7 del Tratado de Niza, que prevé sanciones y priva del derecho de voto a los países que atenten contra esos derechos. Eso ocurriría si se confirma que albergan en su territorio prisiones secretas de la CIA.

El caso de las prisiones coincide con el escándalo de los vuelos secretos de la CIA que desde hace días cobra cuerpo en Alemania.

Según el Berliner Zeitung, las bases de Estados Unidos en Alemania de Ramstein y la ya clausurada en el aeropuerto de Francfort fueron, entre 2002 y 2004, la principal encrucijada para tales vuelos. Existe constancia de al menos 85 operaciones con este tipo de aparatos. El fiscal Marty declaró al periódico berlinés: "Investigaremos esos vuelos de la CIA, de los que hasta ahora no teníamos conocimiento".

En Berlín, el comisario europeo Frattini también se refirió a los vuelos de la CIA y dijo que todavía no había recibido respuesta de Estados Unidos. "Nos dijeron: 'Dadnos un tiempo adecuado para examinar la situación". No sabe Frattini cuánto se demorará la respuesta, pero, si se confirman los informes, la UE solicitará que se castigue a los responsables.

Un director general del Departamento de Justicia de la Unión Europea, Jonathan Faul, se ha puesto en contacto con la Casa Blanca y con el Departamento de Estado para obtener información sobre las cárceles secretas, informa France Presse.

Aviones alquilados

Las declaraciones de Frattini coinciden con la primera visita a Estados Unidos del ministro de Asuntos Exteriores alemán, el socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier.

Sobre el viaje de Steinmeier flota la pesada carga del escándalo rampante en Alemania por los vuelos secretos de aviones alquilados por la CIA para el transporte de presos a países donde sufrieron torturas.

Políticos de todos los colores, del Gobierno y de la oposición, se han pronunciado en duros términos contra toda forma de implicación o complicidad de Alemania con los vuelos con presos destinados a la tortura.

El nuevo ministro de Defensa alemán, el conservador Franz Josef Jung, aseguró ayer que su Gobierno esperaba una "aclaración" inmediata sobre las operaciones de la CIA en Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 2005