Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Willem Wamsteker, astrónomo

Los que hemos trabajado junto a Willem Wamsteker durante más de 24 años en la Estación de Seguimiento de Satélites (VILSPA, hoy ESAC) que la Agencia Europea del Espacio (ESA) tiene en Madrid (Villafranca del Castillo) y con la perspectiva de todos estos años, podemos decir que tan pronto como llegó a Villafranca, nos dimos cuenta de que no era un científico común. Venía con un bagaje por sus trabajos en Chile con el Observatorio Europeo Austral (ESO) y en EE UU con la NASA, estábamos ante una persona que no se encuentra todos los días, alguien que en cuanto le surgía una idea, se aferraba a ella con entusiasmo hasta que la llevaba a la práctica. No importaban las dificultades, trabajaba las horas, fines de semanas o fiestas que fuesen necesarios y su energía y su disposición al trabajo en equipo era algo que todos hemos admirado siempre.

Durante su vida profesional en VILSPA / ESAC, Wamsteker -nacido en Holanda en 1942 y fallecido ahora en Villafranca-, siempre ha sido un líder para estimular a los grupos de trabajo para alcanzar altas cotas en el campo de la astrofísica: llegó como astrónomo residente del telescopio espacial IUE (Internacional Ultraviolet Explorer) y llegó a ser el director del observatorio, que gestionó con una profesionalidad tal, que lo elevó a la primera fila en la astrofísica en el mundo. Con sus ideas y el trabajo con los ingenieros de la Estación de Villafranca, consiguió que un satélite que estaba diseñado para tener una vida máxima de cinco años, llegara a poder ser operado durante más de 18 años proporcionando a la comunidad científica mundial una enorme cantidad de datos para seguir investigando los fenómenos básicos del universo.

Willem coordinó la creación de un Catálogo de Espectros de Baja Dispersión del IUE y el Archivo Internacional INES, que fue instalado completo en numerosos países de nuestro entorno y parcialmente en numerosos en vías de desarrollo para ayudar a los científicos cuyos centros no tenían una infraestructura adecuada para manejar el archivo completo.

Bajo su dirección, un buen número de estudiantes de universidades españolas y extranjeras prepararon sus tesis o tesinas en los archivos de VILSPA y hoy son profesores y científicos que ocupan puestos de responsabilidad en organismos nacionales e internacionales.

Jubilado de ESA el pasado año, Willem ha continuado, con gran entusiasmo, durante este año 2005 sus esfuerzos para hacer realidad un nuevo proyecto, el World Astronomical Observatory, y sólo hace 15 días participó en una videoconferencia en Dubai para exponer a la comunidad científica allí reunida las razones por las que este proyecto debería ser aprobado. Ha sido impresionante verle activo durante estos dos últimos meses, en los que ha luchado con la cruel enfermedad que nos lo ha arrebatado en un tiempo cortísimo.

No sólo perdemos un gran científico, sino también un gran amigo de gran talla humana, que nos confortaba en esos momentos difíciles por los que todos pasamos, en un periodo tan largo de tiempo como el que hemos trabajado y compartido muchos anhelos juntos.

Su ingente obra científica y humana queda, y estamos seguros de que entre sus muchos colaboradores alguno tomará el testigo del proyecto de sus sueños. Todos, especialmente su familia, echaremos de menos al hombre encantador y entusiasta y al científico sabio.

Valeriano Claros fue director de VILSPA y Daniel de Pablo es ingeniero de computación de ESAC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de noviembre de 2005