Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El enigma permanece abierto

El misterioso asesinato de Kennedy sigue creando dudas 42 años después

Desde el momento en que tres de cada cuatro estadounidenses siguen creyendo que el asesinato de John F. Kennedy, el 22 de noviembre de 1963, fue fruto de una conspiración, las teorías sobre el asesinato del 35 presidente de Estados Unidos son tan abundantes como, en ocasiones, extravagantes. ¿Lo mató la CIA por no apoyar la operación de Bahía Cochinos y fracasar en el intento de invadir Cuba? ¿Asesinó la Mafia a Kennedy por sentirse amenazada por las investigaciones de éste y los golpes asestados por su hermano Robert Kennedy, entonces responsable de Justicia y también asesinado en 1968? ¿Fueron los israelíes, ante la presión del Gabinete de Kennedy para que revelasen su programa nuclear secreto? ¿O fueron agentes cubanos por las muchas veces que la CIA y la Mafia habían intentado eliminar al presidente Fidel Castro?

Un grupo de expertos se reunió el pasado fin de semana para cuestionar de nuevo todas las evidencias

MÁS INFORMACIÓN

No podían faltar teorías sentimentales como que fue Aristóteles Onassis (tesis que compartía el presidente francés Charles de Gaulle) para arrebatarle a su mujer, Jacqueline, con la que el naviero se casó en 1968, o un grupo que decidió lavar el honor de la esposa, mancillado por las incontables infidelidades del presidente (y aquí entra en el reparto Marilyn Monroe). Así hasta más de una veintena de teorías sobre el asesinato más famoso del siglo XX.

Hoy se cumplen 42 años del magnicidio. Corrió mucha tinta durante el 40 aniversario. Y volverá a correr cuando se cumpla medio siglo, pero, mientras, los aniversarios menos redondos siguen suscitando el interés y el homenaje. El pasado fin de semana un grupo de personas se reunió en Dallas (Tejas), donde Kennedy caía abatido a los 46 años mientras la comitiva presidencial giraba en Dealey Plaza hacia Elm Street. "Mantenemos viva su memoria", decía el doctor Phillip Williams al periódico The Dallas Morning News. "Es el hecho más dramático que ha sucedido en nuestras vidas", resumía el médico que trató de salvar la vida del presidente.

También durante el fin de semana, un grupo de expertos se reunió en Bethesda (Maryland) para resolver un enigma, al que la Comisión Warren dio carpetazo en septiembre de 1964 con su teoría de la bala única: un solo proyectil hirió de muerte a Kennedy en el cuello y causó las cinco heridas del gobernador Connally. Es la "hazaña" de la famosa "bala mágica".

La conferencia de Bethesda tenía un título muy optimista: "Toda la verdad sobre el caso JFK". Casi toda la audiencia y los ponentes peinaban canas. Llevan más de cuatro décadas entregados a la búsqueda de respuestas que no fueron satisfechas con la conclusión de la Comisión Warren: el 22 de noviembre de 1963, Kennedy fue asesinado de un disparo por Lee Harvey Oswald, antiguo marine que se definía a sí mismo como castrista marxista y quien desertó a la Unión Soviética. Dos días después, Oswald era asesinado por Jack Ruby, un gánster de medio pelo de la Mafia.

Durante tres días se pusieron en tela de juicio todas las evidencias. Se cuestionó de nuevo la teoría de la bala mágica y se aseguró que la película de Abraham Zapruder -que filmó con su cámara de ocho milímetros la comitiva presidencial y el asesinato- estaba manipulada en sus secuencias. Otro ponente hizo escuchar a la sala una grabación de la policía de Dallas en la que se oían entre cuatro y cinco disparos, nunca uno sólo. Alguien hizo notar que el cerebro del presidente nunca apareció tras la autopsia...

¿Quién cargó el arma que mató a Kennedy? Tras más de 60.000 documentos hechos públicos entre 1994 y 1998 y después de 42 años, la respuesta oficial sigue siendo Lee Harvey Oswald.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005