Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un testigo del 'caso Arny' se declara culpable de asesinato

José Antonio Sánchez Barriga, el principal testigo del caso Arny, en el que se juzgó en 1997 a unos 40 imputados como presuntos autores de delitos de corrupción de menores en un pub de la capital hispalense, se confesó ayer culpable de asesinato en el proceso que se inició contra él por la muerte de F.F.B., de 72 años. Sánchez Barriga, que lleva más de un año en prisión preventiva, aceptó la pena de 15 años de prisión propuesta de común acuerdo por el Ministerio Público, la acusación particular y la defensa del acusado.

En el juicio, que tuvo lugar en la Sección Cuarta de la Audiencia de Sevilla y que quedó visto para sentencia, Sánchez Barriga admitió no conocer "de nada" a la víctima hasta su encuentro en la estación de Santa Justa. Reconoció haber golpeado al anciano y robado el vehículo con el que se dio a la fuga del lugar adonde fueron juntos, una cochinera situada en el término municipal de Brenes (Sevilla). Finalizó su alocución pidiendo sus "más sinceras disculpas" a la familia del difunto.

Con posterioridad, y como único testigo para refrendar la declaración del imputado, compareció ante el juez un sargento de la Guardia Civil, que participó en la labor científico-técnica de la investigación y en todas las inspecciones oculares realizadas a raíz del caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005