Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la Torre rechaza una oferta del PSOE para apoyar los presupuestos municipales para 2006

IU descalifica el proyecto porque "prima la caja rápida y el pelotazo inmobiliario"

El PP sacó ayer adelante en solitario el proyecto de los presupuestos municipales de Málaga para 2006, que ascienden a 958 millones de euros, después de rechazar una oferta del PSOE para apoyarlos que básicamente consistía en la creación de una serie de mecanismos de control, ya que según la portavoz socialista, Marisa Bustinduy, el principal inconveniente de las cuentas del PP es su credibilidad. Los dos grupos de la oposición, PSOE e IU, coincidieron en apreciar que la previsión de ingresos están "inflada", en especial la procedente de convenios urbanísticos.

La oposición no se fía de los presupuestos elaborados del equipo de Gobierno cuando el grado de ejecución de los del presente ejercicio hasta septiembre apenas sobrepasaba el 30%. La portavoz socialista, Marisa Bustinduy, reconoció que el proyecto contempla muchas necesidades la ciudad, "que ya estaban en años anteriores" y la atención de promesas incumplidas por el PP. "Me conformaría con que fueran verdad", dijo, y explicó que pese a no ser los que el PSOE elaboraría, estaría dispuesta a apoyarlos aunque no a cambio de un cheque en blanco.

Bustinduy, que recordó al alcalde la oferta de acuerdos que realizó en el reciente debate sonbre el estado de la ciudad, exigió como contrapartidas una serie de mecanismos de control que velen por el cumplimiento de los mismos: Un pleno extraordinario antes del debate de las ordenanzas fiscales de 2007 para examinar el grado de ejecución de los tres primeros trimestres; dos plenos a principio y final de año exclusivos sobre los programas de vivienda, un consejo de la Gerencia de Urbanismo cada dos meses para examinar las inversiones en los barrios, y la creación de un grupo de expertos que analice las cuentas y la calidad de servicio de las empresas y organismos autónomos.

Bustinduy lamentó que el PP haya esperado a su penúltimo año de mandato para hacer unos presupuestos inversores y recordó una larga lista de proyectos incluidos en años anteriores no realizados.

El alcalde, Francisco de la Torre, rechazó la propuesta socialista porque dijo que ya existen mecanismos de control suficientes y porque circunscribió su oferta de diálogo a un pacto institucional por Málaga para el que dijo habrá un borrador "en las próxima semanas".

La concejal de Economía, Carlonia España, fue más desconsiderada con la oferta socialista y respondió a Bustinduy: "Usted ha escrito El Quijote a cambio de unos votos que no necesitamos".

España destacó la bondad de unos presupuestos que son los cuartos más cuantiosos de España por delante de ciudades mayores como Valencia o Zaragoza. "Son netamente sociales, comprometidos con los barrios pero sin olvidar las grandes infraestructuras de la ciudad, culturales y estratégicamente diseñados para atender las demandas de una ciudad en constante crecimiento", dijo. El 42% del presupuesto se destina a programas sociales, con una previsión de construir más de 4.000 viviendas -la mayoría de pendientes de planes anteriores- y que destinan el 30% a inversiones.

La portavoz de Izquierda Unida, Isabel Martínez, lamentó la "obsesión" del equipo de Gobierno por las grandes cifras. "Año tras año se esfuerzan en superar las grandes cifras como si fuera una competición", pero se quejó de que la norma son los incumplimientos, especialmente en los capítulos de vivienda y la inversión por barrios. Martínez consideró "inflada" la previsión de ingresos, especialmente los más de 80 millones por convenios urbanísticos aún no firmados. "Estos presupuestos priman la caja rápida y el pelotazo inmobiliario", dijo.

La concejal de Economía replicó que la previsión es "moderada" y mostró su convencimiento de que los ingresos reales por este concepto serán superiores a los previstos. Y además dejó un aviso "para próximos años": "Los convenios urbanísticos una fuente cada vez más común de financiación municipal, y lo va a ser aquí como en tantas otras ciudades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005