Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pacta con los grupos minoritarios la financiación autonómica en el nuevo Estatuto

Chaves advierte al PP de que no va a aceptar "ninguna excusa" para retrasar la reforma

Los socialistas andaluces llegaron ayer a un principio de acuerdo con los grupos minoritarios del Parlamento (Izquierda Unida y Partido Andalucista) sobre cómo debe quedar recogida en la reforma del Estatuto de Autonomía la financiación autonómica. El PSOE ha asumido un parte sustancial de la propuesta de Izquierda Unida relativa a las relaciones de la comunidad con la Administración financiera del Estado, en las que se establece que Andalucía "participará en la planificación pública estatal". Los socialistas también celebraron una reunión con el PP, en la que no hubo acercamiento.

El PSOE ha intensificado los contactos con los grupos minoritarios, especialmente, con IU, en relación con los trabajos de la reforma del Estatuto. El pasado martes, los socialistas aprovecharon la petición del PP de posponer el debate en la ponencia sobre la financiación autonómica, para ganar tiempo e intentar esbozar una propuesta lo más consensuada posible con la federación de izquierdas y con los andalucistas.

Una delegación del PSOE integrada por el portavoz del grupo parlamentario, Manuel Gracia; el secretario de Organización, Luis Pizarro; y el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, mantuvo ayer en el Parlamento sendas reuniones con IU, PA y PP. La conclusión a la que llegó Manuel Gracia al término de las mismas es que hoy, en la reunión de la ponencia, "va a haber un acuerdo bastante amplio en lo sustancial" en el capítulo de financiación. La portavoz de Izquierda Unida, Concha Caballero, se mostró "muy contenta" con el resultado de los contactos celebrados con los socialistas: "El PSOE se ha venido a nuestro terreno. Aceptan que no sólo se fijen criterios generales, sino una mayor concreción".

La portavoz de IU destacó el que se subraye el principio de igualdad como una de las patas fundamentales de la financiación autonómica y destacó el que los socialistas hayan aceptado la redacción de su grupo sobre las relaciones con la Administración financiera del Estado. En este apartado se defiende la participación de la comunidad "en la gestión de la Agencia Tributaria estatal", en la modificación del sistema impositivo que afecte a los tributos cedidos, y en la planificación de la inversión pública estatal.

En lo que no hubo acuerdo es en establecer en el Estatuto una cláusula que garantice a la comunidad unos ingresos de financiación determinados. No obstante, Gracia indicó que se "puede plantear como principio, pero no con una fórmula concreta de resultados". Tampoco se alcanzó un pacto respecto a fijar la financiación de las corporaciones locales.

El PSOE intercambió ayer por la tarde nuevas redacciones de propuestas originales tanto de IU como del PA. Hoy se verá en la ponencia si este acercamiento fructifica. "Lo más importante para nosotros es que más allá de un acuerdo puntual es que seamos capaces de plantear un esbozo desde Andalucía de cómo debe ser la financiación autonómica y que lo basamos en el principio de igualdad. En ese sentido es un toque de atención importante con vistas a la negociación de la financiación autonómica en el mes de enero y de la propuesta de reforma catalana", afirmó Gracia.

En la reunión celebrada con el PP -a la que asistieron el número dos Juan Ignacio Zoido y el portavoz parlamentario, Antonio Sanz- no hubo avances. Según Gracia, el PP planteó de nuevo posponer el debate de la financiación hasta que se sepa qué va ocurrir con la modificación estatutaria catalana. Para los socialistas esta posición significa que la reforma andaluza no saldría adelante en esta legislatura, una eventualidad que rechazan de plano.

En este sentido, el presidente de la Junta, Manuel Chaves, afirmó desde Munich: "El PP tiene que saber que hay una línea roja que no estamos dispuestos a pasar: Andalucía tiene que tener su Estatuto en esta legislatura y no vamos a aceptar ninguna excusa para retrasar la reforma y mucho menos para renunciar a ella", informa Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005