Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Ernest Crichlow, el pintor de la dignidad afroamericana

Ernest Crichlow, artista e ilustrador de la vida cotidiana de la comunidad negra de Estados Unidos, cuyos cuadros figurativos ofrecían temáticas conmovedoras e inquietantes, falleció el 10 de noviembre en un hospital de Brooklyn, Nueva York, a los 91 años. Sufría una dolencia cardiaca.

Crichlow nunca disfrutó de la celebridad de otros contemporáneos como Romare Bearden y Norman Leawes, pero más adelante en su carrera se unió a ellos para fundar una galería en Nueva York y promover a artistas minoritarios.

Los temas de la justicia social en la época de la Depresión fueron un sello distintivo en la carrera de Crichlow, especialmente intenso en obras como Lovers (1938), una litografía de irónico título en la que aparecía una mujer negra sobre el regazo y en las garras de un miembro del Ku Klux Klan encapuchado.

A lo largo de los años, numerosas descripciones han supuesto que la pintura representa un intento de violación. Crichlow declaró en una ocasión que pretendía mucho más. "Me parecía que ésta era una declaración de la mujer negra que a veces expresa su postura y grita, y que realmente representa lo que ha hecho con el orgullo negro, con la imagen negra o como quieras llamarlo", dijo. "La veo combatiendo, y la veo fuerte al hacerlo. No parece un alfeñique".

Muchos de sus cuadros posteriores ofrecían descarnados comentarios sobre la lucha por los derechos civiles. Waiting (1965) mostraba a una chica negra que miraba a través de una alambrada. En White Fence (1967) aparecían unos jóvenes negros detrás de una cerca blanca, intrusos separados de una saludable y feliz niña rubia en primer término.

Piezas más delicadas como Woman in a Blue Coat (1948) y The Balcony (1980) ponían énfasis en las pinceladas fuertes y en una cualidad de movilidad. Caracterizaban lo que un admirador dijo a The St James Guide to Black Artists que era el interés de Crichlow por "la indomable fuerza interior, la belleza intrínseca, la dignidad y la humanidad esencial que existe en la comunidad afroamericana".

En sus comienzos en la década de los años 40, Crichlow ilustró libros infantiles, muchos con una temática de exaltación racial. También impartió clases durante muchos años en la Art Students League de Nueva York. Su trabajo se incluyó en una exposición itinerante de tres años patrocinada en 1999 por la Hewitt Collection of African-American Art.

Ernest Crichlow nació el 19 de junio de 1914 en Brooklyn. Sus padres eran inmigrantes de Barbados, y con frecuencia aparecían mujeres y hombres de las Indias Occidentales en sus obras.

Su padre era un mampostero dotado para la decoración de techos. De niño, Crichlow realizaba dibujos con tiza en la acera. Eso le valió el primer encargo de un predicador, que les pagó a él y a un amigo para que pintaran a un Jesús negro. Lo hicieron en una persiana.

Los profesores de arte de la escuela recaudaron dinero para que Crichlow asistiera a la School of Commercial Illustrating and Advertising Art, en el edificio Flatiron de Manhattan.

Tras licenciarse durante la Depresión, se presentó a la escultora de Harlem Augusta Savage, que contrataba a pintores negros para el Federal Art Project, de la Works Progress Administration, un programa de empleo financiado por el Gobierno para pintores y escritores. Crichlow trabajó como profesor y muralista en este programa.

En diciembre de 1941, fue incluido con Bearden, Lewis y Jacob Lawrence, entre otros destacados artistas negros, en una importante muestra en la Downtown Gallery de Manhattan. Pero la exposición coincidió con el ataque contra Pearl Harbor; ni el momento ni el ambiente eran apropiados para triunfar.

En 1969, Crichlow, Berden y Lewis fundaron la Cinque Gallery, bautizada así por el líder de la rebelión del barco de esclavos Amistad. La galería de Manhattan, que cerró recientemente, presentó la obra de Beverly Buchanan, Manette Carver y Alvin Loving, y otros que llegaron a tener carreras importantes. Crichlow era malhumorado y exigente con sus alumnos. "Nunca digo 'arte', digo 'vida', porque eso es lo que es mi obra", declaraba en 2003 al boletín político Counterpunch. "Es el arte de todos, se den cuenta o no... Lo que quiero decir es que no creo que los estudiantes modernos lo vean como parte de su vida. Tienen tendencia a separarlo. 'Con esto me gano la vida' en contraposición a 'Ésta es mi vida". -

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de noviembre de 2005