Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco detenidos por participar en cacerías furtivas en Tres Cantos

La Guardia Civil se incauta de 141 trofeos de caza

Agentes de la Guardia Civil de Madrid han detenido a cinco hombres acusados de organizar y participar en distintas cacerías furtivas organizadas en el Soto de Viñuelas (Tres Cantos). Tres de los detenidos, el supuesto organizador de las cacerías y dos clientes venidos desde Murcia, fueron sorprendidos in fraganti tras abatir a tiros a cuatro gamos, valorados en más de 11.000 euros.

La llamada Operación Trofeo comenzó a mediados del pasado mes de octubre en las provincias de Madrid y de Toledo y terminó con la detención de cinco personas -tres supuestos organizadores de cacerías y dos clientes- por su presunta implicación en delitos relativos a la protección de la flora, la fauna y animales domésticos, así como por tenencia ilícita de armas de fuego.

Los detenidos organizaban y participaban en cacerías furtivas de todo tipo de especies (también en peligro de extinción) en el Soto de Viñuelas (Tres Cantos).

Agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) averiguaron que todo el entramado partía de una única persona, G. G. H., vecino de Toledo de 30 años. Este hombre delegaba en otros colaboradores de su entera confianza las funciones de oteadores y guías de las cacerías. Los investigadores detuvieron el pasado 26 de octubre a tres personas a las que cogieron in fraganti participando en una cacería en el Soto de Viñuelas.

Los detenidos, todos españoles, son G. G. H., J. G. B. y A. L. R., de 30, 48 y 31 años, respectivamente. El primero era el organizador y guía de la cacería y los dos últimos los clientes, desplazados desde Murcia, según la Guardia Civil. Los agentes intervinieron en el momento de las detenciones un gamo muerto y tres cabezas de gamo (todos ellos aún calientes), además de un rifle del calibre 243 al que le había sido adaptado un silenciador y una mira telescópica.

Los guardias requisaron también prismáticos, linternas, ropas de camuflaje, pasamontañas y guantes.

Días más tarde la Guardia Civil localizó en Toledo a una cuarta persona, quien presuntamente también se dedicaba a la organización de cacerías ilegales, por lo que, tras tener indicios suficientes de su participación en otra cacería furtiva, los agentes procedieron a su detención junto a otra quinta persona, quien también estuvo en la citada cacería ilegal.

Los detenidos, en esta ocasión, fueron J. L. M. y A. M. G., ambos vecinos de Leganés de 41 y 43 años.

Los agentes registraron los domicilios de los detenidos donde encontraron 141 trofeos de caza (venado, jabalí, muflón, gamo, corzo...); un aguilucho; dos percheros realizados con pezuñas de ciervo y jabalí; un rifle del calibre y dos escopetas; una piel de cebra; un lanzallamas; cuchillos de montería, machetes y navajas multiusos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de noviembre de 2005