Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Partidismo

Observo con estupor que Telemadrid programó para el sábado 12 de noviembre una hora de retransmisión en directo de la manifestación contra la LOE que han convocado algunos sectores conservadores de nuestro país.

Podría entender semejante iniciativa del canal autonómico si la manifestación representara el sentir mayoritario de los ciudadanos de España, como sucedió por ejemplo, con la repulsa de los atentados del 11-M de 2004.

Pero hay que recordar que en esta ocasión sólo se manifiesta una parte de la sociedad: justamente aquellos que ven en peligro ciertos privilegios obtenidos a lo largo de los últimos años, coincidentes con los gobiernos de los populares (los centros educativos religiosos privados y concertados, la conferencia episcopal...) obtenidos mediante una política que les ha favorecido y que ha menoscabado y menospreciado la enseñanza pública, sobre todo en las comunidades gobernadas por el PP.

Esta actitud vergonzosa y antidemocrática de Telemadrid, todo un ejemplo de partidismo y sectarismo ideológico, no es una novedad, y sólo se puede explicar desde su sometimiento al gobierno autonómico actual, que encabeza Esperanza Aguirre gracias, no lo olvidemos, al triste episodio del Tamayazo. Pero la cadena autonómica es una entidad pública, y por tanto representa a una sociedad plural, por lo que debería medir con rigor, equidad y sentido democrático sus actuaciones, cosa que no ha hecho en este caso.

Después de actitudes como ésta, para ser justos, Telemadrid debería retransmitir cualquier acto de protesta ciudadana que se produjera en la capital, fuese cual fuese, desde una manifestación en defensa de las parejas homosexuales hasta el recorrido reivindicativo de pastores con sus rebaños exigiendo la conservación de todas las cañadas de España. Precisamente porque todos somos ciudadanos y todos contribuimos al sostenimiento del canal autonómico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de noviembre de 2005