El PP acusa a Monteseirín de "ocultar" un recurso de Dragados

La constructora reclama cinco millones por el edifico del Prado

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sevilla, Jaime Raynaud, acusó ayer al gobierno de "ocultar" un recurso contencioso administrativo interpuesto en julio por la constructora Dragados, que reclama al Ayuntamiento 5.057.000 euros como indemnización y pago por los trabajos realizados antes de la suspensión un edificio municipal que proyectó la ex alcaldesa Soledad Becerril en el Prado de San Sebastián.

El grupo popular del Ayuntamiento de Sevilla preguntará en el pleno del próximo miércoles por las negociaciones que supuestamente mantiene el equipo de gobierno (PSOE e IU) para saldar su deuda con la empresa Dragados.

La idea de construir un gran edificio municipal en el Prado de San Sebastián nació en 1998, impulsado por la entonces alcaldesa, la popular Soledad Becerril, quien decidió adjudicar la obra al arquitecto Rafael Moneo. El PSOE nunca apoyó el proyecto, que se adjudicó sin su voto en el pleno municipal de marzo de 1999. Pero dos meses después, los socialistas ganaron las elecciones y una de las primeras decisiones que adoptaron fue paralizar la obra.

El PSOE justificó su decisión en el elevado coste de la adjudicación, alrededor de 30 millones de euros, y en que la nueva corporación quería descentralizar los servicios hacia los distritos. Sin embargo, el portavoz popular está convencido de que aquélla fue una decisión "revanchista e irresponsable" que le va a costar "mucho dinero" al Ayuntamiento.

Rayunaud aseguró ayer que el gobierno le ha ocultado el recurso judicial presentado por Dragados (ver EL PAÍS del 1 de noviembre) en el que las constructora le reclama al Ayuntamiento más de cinco millones de euros por la suspensión del contrato. El portavoz del PP aseguró que su grupo, desde marzo de 2004, ha preguntado al gobierno sobre las negociaciones con la empresa en todas las comisiones municipales de Hacienda, que se celebran mensualmente. "La respuesta siempre ha sido que no hay novedad", señaló Raynaud, quien dijo tener constancia de que el Ayuntamiento conocía desde septiembre que Dragados había interpuesto un recurso contencioso.

Raynaud acusó también al portavoz del gobierno, el socialista Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, de "mentir descaradamente" porque en febrero de 2004 anunció que se había cerrado un acuerdo con la empresa por el que dragados percibiría 152.304 euros como indemnización y se comprometía a desistir de cualquier tipo de reclamación judicial. En el apartado de ruegos y preguntas del pleno del próximo jueves, lo populares interrogarán al gobierno sobre la base de aquel acuerdo anunciado hace año y medio, así como sobre los pasos que va a seguir el Ayuntamiento a partir de ahora.

El gobierno retomó hace meses las conversaciones con la empresa y negocia un acuerdo que pasaría por devolver sólo el importe de los trabajos que realizó la empresa antes de que se suspendiera el proyecto, sin incluir las indemnizaciones económicas por los beneficios que va a dejar de ingresar la constructora o por daños y perjuicios. La oferta del Ayuntamiento supone abonar a Dragados 175.000 euros y estudiar la posibilidad de que la empresa pueda beneficiarse del edificio que se construirá en el lugar en el que estaba previsto el de Moneo. Según el PGOU, el solar acogerá un inmueble de para usos terciarios (oficinas y posibilidad de un hotel). La construcción debe salir a concurso público, por lo que no podría adjudicarse directamente a Dragados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de noviembre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50