Simancas dice que el urbanismo pone en riesgo la calidad de vida del noroeste de la región

El secretario general del Partido Socialista de Madrid (PSM) y portavoz del PSOE en la Asamblea regional, Rafael Simancas, denunció ayer que la especulación urbanística está poniendo en riesgo la "calidad de vida de los 400.000 vecinos que viven en la zona noroeste" de la región.

Simancas visitó ayer los municipios de Galapagar y Torrelodones, dentro de la iniciativa del PSOE El Parlamento en la calle, para tratar cuestiones relacionadas con el urbanismo de ambas localidades. "El noroeste de la región es una zona privilegiada, ya que los ciudadanos viven en un entorno de extraordinaria riqueza natural, con un equilibrio poblacional que se ha mantenido en términos razonables hasta hace poco tiempo, con dotaciones que van siendo cada vez más escasas, insuficientes", aseguró.

Más información

Simancas puso como ejemplo los casos de las localidades que visitó. De Torrelodones dijo que el equipo de Gobierno, del PP, tiene previsto urbanizar la zona denominada área Homogénea Norte. "Se trata de urbanizar 130 hectáreas en el marco del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, de extraordinario valor ecológico, con un 45% de bosque de encinas, para construir 1.500 viviendas, un campo de golf, centros comerciales y oficinas. Lo que llevará un deterioro en la calidad de vida y grave atentado medioambiental", advirtió.

Nuevas viviendas

El líder socialista también calificó de "atentado medioambiental" el nuevo Plan de Urbanismo que ha sido remitido a la Comunidad de Madrid. El documento, según Simancas, recoge la construcción de 10.000 nuevas viviendas y la duplicación de la población, que en estos momentos se sitúa en 30.000 habitantes. El portavoz socialista señaló: "Contra este plan se han presentado 14.000 alegaciones porque constituye un grave riesgo para la calidad de vida de los vecinos". Y así señaló que el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) se basa en un incremento "desmesurado e irracional" de la población, "falta de infraestructuras" y destrucción de "zonas de extraordinario valor ecológico".

"Majadahonda, Las Rozas y Boadilla del Monte fueron la avanzadilla, y detrás de estos municipios emblemáticos, en cuanto a especulación urbanística, vienen los demás como fichas de dominó. Ahora, Torrelodones y Galapagar. Los vecinos del noroeste que llegaron a estas localidades buscando un entorno natural, privilegiado, están siendo amenazados de una manera muy grave por los planes urbanísticos del Partido Popular, por la anteposición del interés de los especuladores sobre el interés general", añadió.

Simancas anunció que su partido va a "plantar batalla" contra este tipo de desarrollos urbanísticos con alegaciones y enmiendas. "Defenderemos un urbanismo que piense en el interés general, que piense en el equilibrio ambiental y que prevea la dotación de infraestructuras públicas", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 12 de noviembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50