Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grupo agrícola Sanz abre oficina en China con vistas a su futura implantación

Asia es un gran mercado con poder adquisitivo creciente y con capacidad no sólo para vender al resto del mundo sino también para comprarle. Algunas empresas valencianas han estado atentas a este mensaje que se repite hace ya algún tiempo desde la patronal y la política y empiezan a tomar decisiones en esta dirección. El grupo Sanz, formado por cinco empresas cuya actividad está relacionada con el sector agrícola (maquinaria, plásticos de inyección, entre otras), quiere hacerse un hueco en Asia con la apertura hace medio año de una oficina comercial en Shangai (China). El grupo empezó a exportar hace 15 años y estas ventas suponen en la actualidad algo más de la mitad del total. Los mercados asiáticos como China, Corea e Indonesia suponen ya entre un 15% y un 20% de la facturación en el extranjero. La apertura de esta oficina, en cualquier caso, está pensada como un primer paso. "En un periodo de cinco años, la idea es fabricar en China", explica Alfonso Sanz, director general de este grupo con sede en Lliria (Valencia). Una decisión que tienen que madurar ya que, explica el ejecutivo valenciano, "China es complicada". La idea es fabricar desde China y para ese mercado y sus vecinos, porque para responder a la demanda del resto de mercados seguirán centrando la producción en Valencia.

La oficina, en la que trabajará un empleado de nacionalidad española y dos ciudadanos chinos, servirá como prueba. Por el momento el 80% de la maquinaria (el negocio está especializado en aparatos para pulverizar) que pretende comercializar a través de esta oficina está fabricado en Valencia y el 20% restante lo subcontrata en China.

Pero Asia no es el principal mercado. África y Suramérica son sus grandes clientes. El Grupo Sanz tiene una oficina comercial en México y también una planta de montaje a través de una sociedad de la que tienen el 70% de las acciones. En conjunto, el grupo emplea en este país a más de 20 personas. Su mapa extranjero se completa con otra oficina en Senegal. El grupo Sanz emplea a un centenar de personas. El año pasado facturó 14 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de noviembre de 2005